Lima. El Banco Central de Perú elevó este jueves su tasa clave de interés en 25 puntos básicos, a 2%, en una medida preventiva frente al fuerte dinamismo de la demanda interna ante el ágil repunte de la economía local, pese a que no existen presiones inflacionarias.

La decisión de subir la tasa referencial por tercer mes consecutivo -que coincidió con lo previsto por analistas- se suma a las iniciativas del gobierno peruano para evitar un sobrecalentamiento de la economía, que ha crecido en los últimos meses a tasas cercanas a los dos dígitos.

"La elevación de la tasa de referencia tiene un carácter preventivo frente al fuerte dinamismo de la demanda interna e implica mantener el estímulo monetario, en un contexto en el que no se observan presiones inflacionarias", dijo el banco en un comunicado.

"Futuros ajustes en la tasa de interés de referencia estarán condicionados a la nueva información macroeconómica y su impacto en los determinantes de la inflación", agregó el banco.

Según el ente emisor, todavía persiste la incertidumbre en los mercados financieros internacionales y hay dudas por el impacto que ello pudiera tener sobre la recuperación de la economía mundial.

El Banco Central aprovechó el año pasado los bajos niveles de inflación para recortar agresivamente la tasa clave de interés, llevándola a un mínimo histórico del 1,25%, en momentos en que la economía local sufría los embates de la crisis financiera mundial.

Tras mantenerla estable por varios meses, la autoridad monetaria ha elevado la tasa referencial en mayo y junio, en un cuarto de punto porcentual cada vez, aunque ha afirmado que los niveles actuales se mantienen bajos y representan un estímulo monetario.

La decisión acompaña la iniciativa del gobierno peruano de desacelerar el ritmo del gasto público.

Asimismo, viene luego de que el Banco Central elevó los encajes bancarios para restar liquidez al mercado en un contexto de una apreciación de la moneda local, el sol, y una arrolladora expansión económica.

La economía de Perú creció 9,26% interanual en abril, su mayor ritmo desde septiembre del 2008, pero las medidas oficiales han disipado el riesgo de una expansión acelerada.