Lima. Banqueros, funcionarios y expertos participan desde hoy en el VI Congreso Internacional de Prevención del Lavado de Activos y de Financiamiento del Terrorismo, que comenzó en Lima con una llamamiento a fortalecer los mecanismos de control y lucha contra estos delitos.

El Congreso, que se celebrará hasta el jueves, fue inaugurado por el Superintendente de Banca, Seguros y AFP de Perú (SBS), Daniel Schydlowsky, y contó con la participación del secretario general de la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban), Georgio Trettenero, y el presidente de la Asociación de Bancos del Perú (Asbanc), Adrián Revilla.

Schydlowsky afirmó que la lucha contra el lavado de activos y la financiación del terrorismo es un tema central en la región, ya que, según dijo, "si no hay confiabilidad, no hay una sociedad civilizada."

Tras asegurar que América Latina "ha transitado en las últimas décadas a ser un continente confiable", añadió que "desde el punto de vista regulador el desafío también es grande."

"Tenemos una organización que felizmente es a nivel mundial, cada vez más integrada...pero si hay un hueco en la red, por ahí se van a infiltrar los malhechores", alertó.

Tretenero enfatizó, por su parte, que "bajo ninguna circunstancia" las sociedades "deben bajar la guardia ante este tipo de flagelos".

"Combatir el dinero ilícito es un deber moral para todos", enfatizó.

Rivera destacó, a su turno, que la celebración de este sexto congreso demuestra la preocupación que hay en Perú "en la prevención del lavado de activos y del terrorismo."

Durante el congreso se ofrecerá información sobre las últimas tendencias de la Prevención del Lavado de Activos (PLA), se revisarán y analizarán las exigencias regulatorias, y las estrategias sobre la materia.

En ese sentido, se debatirán temas como la "gestión de riesgos de lavados de activos y financiamiento del terrorismo" y la "prevención del lavado de activos: responsabilidad social y obligación legal."

El miércoles, los debates se centrarán en analizar la ley de protección de datos personales y el "riesgo de lavado de dinero en medios de pagos alternativos."

Durante la última jornada, del jueves, el tema más importante será la "gestión de riesgos de lavado de activos y financiamiento del terrorismo en sectores no financieros" como la minería, construcción, inmobiliaria y casinos.