Lima, Andina. La jefa del gabinete ministerial peruano, Rosario Fernández, consideró que los grandes cambios políticos, económicos y sociales producidos en Perú lo han puesto en camino de ser un país del primer mundo, y sostuvo que se trata de una “ruta sin retorno”.

"Haber progresado económicamente, como hasta ahora, hace que necesariamente los peruanos miremos hacia adelante, ya no hacia atrás. Ese es un punto de partida muy importante para cualquier destino posterior de nuestro país", afirmó al clausurar un foro convocado por el comité peruano de la Unesco.

Asimismo dijo confiar en que el presente gobierno ha sentado "bases muy sólidas" para que este camino elegido por Perú "se emprenda sin vuelta atrás".

Por ello indicó que cualquiera que sea el próximo presidente de la república no podrá poner en tela de juicio la importancia de seguir trabajando, a través de los programas sociales, en la reducción de la pobreza.

En ese sentido dijo que la siguiente administración debe continuar fortaleciendo los programas sociales que brindan ayuda directa a los más necesitados, y que tan buenos resultados ha dado a este Gobierno en la reducción de la pobreza.

“Cualquiera que sea el próximo presidente de la república no podrá poner en tela de juicio la importancia de seguir trabajando, a través de los programas sociales, en la reducción de la pobreza.”

Indicó que el crecimiento económico y la orientación de los programas sociales ha permitido que aproximadamente cuatro millones de peruanos dejen la pobreza en este quinquenio, con lo cual dicho rubro se reducirá a menos del 30% para el final del gobierno.

Otro logro destacado, según dijo, ha sido alcanzar el objetivo del milenio en pobreza extrema, indicador que se redujo de 17,4% a 11,5%, con lo que el país logra cumplir dicha meta siete años antes del plazo establecido.

"Somos conscientes de que hay mucho por hacer, sobre todo en el combate contra la pobreza en sectores rurales", aseveró al tiempo de señalar que las cifras obtenidas por el país no son un logro únicamente del Ejecutivo, sino de todos los peruanos.