Lima. Perú mantuvo su estimación de crecimiento económico para este año y el próximo pese a la creciente amenaza de una crisis financiera mundial, aunque no descarta un plan de estímulo fiscal y monetario en caso de un deterioro del contexto externo.

La economía de Perú crecería 6,5% este año y 6,0% el próximo, dijo el ministerio de Economía en su marco macroeconómico revisado para el periodo 2012-2014.

"A pesar de una economía mundial más débil e incierta (...) Perú está en la capacidad de mantenerse como la economía de mayor crecimiento en la región y crecer a tasas sostenidas en torno del 6% anual", dijo el documento.

Pero "ante un entorno internacional tan incierto es imprescindible mantener la prudencia fiscal, de modo que de materializarse un mayor deterioro del contexto internacional se pueda adoptar un oportuno estímulo fiscal transitorio", acotó.

En el mismo documento de las metas macroeconómicas, el presidente del Banco Central de Reserva, Julio Velarde, dijo en una carta enviada esta semana al ministerio que actuará de forma proactiva frente a la crisis mundial, "modificando de manera consistente su posición de política monetaria".

El Banco Central peruano mantuvo hace dos semanas su tasa de interés de referencia en 4,25% por tercer mes consecutivo, basado en la desaceleración que registra la economía mundial y la incertidumbre que generó la rebaja de la calificación de la deuda de Estados Unidos.

Para el analista Pedro Tuesta, de la consultora 4CAST, la opinión de Velarde sigue los pasos de otros jefes de bancos centrales de Latinoamérica, que sugirieron también relajar la política monetaria.

"Velarde completó el grupo afirmando que Perú ejecutará una política contra cíclica si el panorama global empeora", refirió el analista.

Con las proyecciones económicas, el gobierno elaboró el proyecto de presupuesto público del 2012, el cual asciende a 95.535 millones de soles (US$35.000 millones), un aumento del 5% en términos reales frente al del 2011, informó el ministro de Economía, Luis Castilla.

"Este presupuesto ha sido realizado de manera cuidadosa, un presupuesto cauteloso ante la inminencia de una crisis o shock externo, pero a la vez permite avanzar con las promesas que se han realizado", dijo Castilla.

El proyecto de presupuesto será enviado en los próximos días al Congreso para su revisión y aprobación.

El Gobierno peruano mantuvo asimismo su proyección de inflación para este año en un 3,0%, aunque para el 2012 la redujo al 2,0% desde el 2,4%.

La cifra de este año se ubica en el techo del rango meta de inflación que tiene el Banco Central, entre 1% y 3%.

Entre otros indicadores, el gobierno elevó su estimación de superávit fiscal para este año a un 0,8% del Producto Interno Bruto (PIB), desde el 0,2% anterior.

Con este resultado, Perú, un gran exportador de materias primas, volverá a tener una holgura fiscal en 2011 luego de registrar cifras en rojo durante dos años consecutivos, tras los embates de la crisis financiera mundial del 2008.

Para el próximo año, el gobierno de Humala, que asumió la presidencia a fines de julio prometiendo le ejecución de un ambicioso programa social, mantuvo su proyección de un superávit fiscal de 1,0%, precisó el ministerio.

En los últimos meses, la economía local se ha desacelerado debido a un menor gasto público para contener la inflación.

Respecto a la balanza en cuenta corriente, el Gobierno proyectó un déficit de 2,5% del PIB para este año, frente a la estimación anterior de un rojo de 2,8%.

Para el 2012, el gobierno dijo que la balanza en cuenta corriente registraría un déficit de 3,3% del PIB.

Asimismo, el ministerio dijo que elevó la proyección de superávit comercial para este año a US$7.102 millones, frente a los US$5.708 millones anteriores, en momentos de altos precios internacionales de los metales.