Lima. Perú anticipa que su actual arrollador ritmo de crecimiento se desacelere el próximo año a 5%, debido una persistente incertidumbre en torno al panorama internacional y a políticas económicas menos expansivas.

Recientes cifras económicas han reforzado las expectativas de analistas de que Perú crecería cerca de 7% este año, una de las tasas más altas de Latinoamérica y el mundo. La economía del país sudamericano repuntó más de 10% en el segundo trimestre, en medio de una candente demanda interna.

Ante la seguidilla de fuertes cifras económicas de los últimos meses, el Ministerio de Economía elevó esta semana su proyección del alza del Producto Interno Bruto (PIB) de este año a 6,8%, desde un 5,5%, levemente por debajo de las estimaciones del sector privado.

Pero para el 2011 mantuvo su previsión de un repunte del 5%, de acuerdo al nuevo marco macroeconómico publicado el sábado en el boletín oficial.

Ello se debe a "la incertidumbre respecto del contexto internacional y a la extinción de factores temporales que impulsaron el crecimiento en el 2010, como la recomposición de inventarios, la política económica expansiva y el efecto rebote" tras la fuerte desaceleración del año pasado, explicó.

Para hacer frente a la crisis económica mundial, el gobierno peruano puso en marcha un plan de estímulo de más de US$4.000 millones el año pasado.

El Banco Central, por su parte, aprovechó las escasas presiones inflacionarias y recortó agresivamente la tasa clave de interés a un mínimo histórico del 1,25% para apuntalar el crecimiento.

El repunte económico del 2011 sería apoyado por una vigorosa demanda interna, que ha relegado a un segundo plano al tradicional motor de la economía local: el sector minero.

El gobierno estima que la demanda interna se expandiría 6% el próximo año, ante un repunte del 9,4% en la inversión privada y del 3,9% en el consumo.

El rubro de minería e hidrocarburos crecería 5%, agregó.

Cifras económicas. En sus nuevas previsiones, el Ministerio de Economía estimó que Perú cerraría este año con una inflación del 2,7%, dentro del rango meta del Banco Central de entre 1 y 3%.

Los precios al consumidor subirían 2% en el 2011, agregó.

Por otro lado, la nación andina tendría este año un déficit fiscal del 1,5% del PIB, el que caería a un 1% del PIB el próximo.

También despediría este año un déficit del 1,2% del PIB en su cuenta corriente y un saldo negativo del 1,6% del PIB el que viene, de acuerdo al gobierno.

Perú, además, registraría este año un superávit comercial de US$5.763 millones, el que estrecharía a US$3.749 millones el próximo.

La cartera económica estima un tipo de cambio promedio de 2,83 soles por dólar para este año y de 2,80 soles por divisa estadounidense para el año próximo.

La moneda local, el sol, se ha apreciado sostenidamente en los últimos meses, acumulando un alza 3,15% en lo que va del año, debido a que los inversores apuestan cada vez más por la economía peruana.

Para frenar su avance, el Banco Central ha comprado casi US$7.000M en el mercado cambiario y elevado las tasas de encajes en cuatro ocasiones.