Lima. Perú redujo su estimación de crecimiento económico de 2018 pero elevó su proyección para el próximo año, en un plan que prevé un repunte de la inversión pública y un incremento de los precios de los metales que el país exporta.

La actividad productiva de Perú crecería un 3,6% este año y un 4,3% en 2019, señaló este sábado el Ministerio de Economía en su Informe de Actualización de Proyecciones Macroeconómicas (IAPM) 2018-2021.

Las cifras se comparan con las proyecciones de 4,0% para 2018 y 2019 previstas en agosto de 2017.

Según el IAPM, la inversión pública crecería este año un 17,5% tras la contracción de 2,3% el año pasad, por más obras de reconstrucción en el norte del país que sufrió graves inundaciones el año pasado. Para el próximo año, la expansión prevista es de un 9,0%.

En tanto, la inversión privada se expandiría un 4,5% este año frente al crecimiento marginal de 0,3% en el 2017, mientras que 2019 crecería un 7,2%, agregó el IAPM.

Asimismo, el Ministerio estimó que Perú, uno de los mayores productores de metales del mundo, registraría un superávit comercial de US$7.559 millones para este año y de US$7.094 millones para el 2019, por encima de lo previsto en agosto.

"Se han revisado al alza los precios de las materias primas que exportamos, debido a la mayor demanda global, la percepción de menor oferta física de los minerales y la incertidumbre generada por riesgos geopolíticos y las medidas comerciales que busca adoptar el gobierno de Estados Unidos", dijo la cartera.

"En el caso del cobre, la percepción de mayores interrupciones en la producción y el déficit de oferta impulsarán al alza su precio", agregó.

Respecto a las proyecciones fiscales, el gobierno mantuvo su proyección de un déficit de 3,5% del PIB para este año y de un saldo negativo de 2,9% del PIB para el 2019, para luego converger gradualmente a un déficit de 1,0% en el 2021.

El gobierno proyectó que la deuda del sector público no financiero para este año sería equivalente a 26,3% del PIB, en el marco de la expansión de la inversión pública orientada principalmente a la reconstrucción.

Según el ministerio, el financiamiento del déficit fiscal del año, se hará con una "combinación de endeudamiento (2,4% del PIB) y uso de activos financieros (1,1% del PIB)".