Lima. La Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (Sunat) afirmó que la implementación de una reforma estructural tributaria permitirá elevar la presión tributaria a un nivel de entre 18% a 20% del Producto Interno Bruto (PIB).

El jefe del ente recaudador, Víctor Shiguiyama, dijo que ello permitirá elevar la presión tributaria a las tasas que registran los países de renta media. 

“Estamos un poco alejado de obtener resultados razonables”, manifestó durante su presentación en la comisión de presupuesto del Congreso de la República.

Las proyecciones para el próximo año apuntan a lograr una recaudación equivalente al 14,2% de PIB. Para el presente ejercicio la Sunat proyecta que llegará a 13,9% mientras que en el 2017 fue 12,9%.

Refirió que según el Consejo Fiscal, el Perú es el único país de la Alianza del Pacífico que no efectuó reformas tributarias estructurales entre 2010 y 2016.

Aseveró que las reformas tributarias estructurales pueden considerar cambios paramétricos, crean nueva estructura tributaria, implican mayor carga tributaria y generan efectos distributivos.

En tal sentido, Shiguiyama comentó que la reforma permitirá enfrentar niveles de incumplimiento crecientes. 

De otro lado, comentó que se requiere trabajar en una mayor transparencia económica para promover la formalidad. Ello se basará en tres ejes: tributario, laboral y financiero.