Lima. Perú registró un déficit fiscal de un 0,2% del Producto Interno Bruto (PIB) en el segundo trimestre debido a un mayor gasto corriente y una caída de los ingresos en términos reales, dijo el jueves el Banco Central.

El dato se compara con un superávit del 0,8% del PIB en el segundo trimestre del año pasado y con el superávit de 1,6% entre enero y marzo de este año.

"En el trimestre los ingresos corrientes disminuyeron en 3,0% en términos reales mientras que los gastos no financieros aumentaron en 1,1%", explicó el Banco Central en un informe.

Sólo el gasto corriente aumentó un 2,7%, mientras que el gasto de capital se redujo un 4,0%, agregó el banco.

Asimismo, Perú arrojó en el segundo trimestre del año un déficit en su balanza de cuenta corriente de un 3,7% del PIB, que se compara con el resultado negativo de 4,5% del PIB en el mismo periodo del 2015, dijo el banco.

De otro lado, la autoridad monetaria detalló que la inversión privada cayó en el segundo trimestre un 4% frente al mismo periodo del año pasado, acumulando 10 trimestres de caídas consecutivas.

En tanto la inversión pública creció un 6,4% en ese periodo, una desaceleración desde el aumento del 32% registrada entre enero y marzo.

Perú enfrenta una desaceleración de los sectores vinculados a la demanda interna y su economía está siendo impulsada básicamente por los sectores primarios como la minería.

Según el Banco Central, la demanda interna creció apenas un 0,5% en el segundo trimestre, luego que en se expandió un 1,7% en los primeros tres meses del año.

En ese contexto, la economía creció un 3,7% interanual en el segundo trimestre tras haberse expandido un 4,5% en el primer trimestre.

El ministro de gobierno del presidente Pedro Pablo Kuczynski, que asumió el poder a fines de julio, busca impulsar las inversiones privadas para impulsar la débil demanda interna y la economía local.