Lima. Perú habría registrado una inflación del 0,11% en abril, la menor variación en lo que va del año, debido a alzas en los precios de combustibles y azúcar, que fueron compensadas por una caída en los costos de los alimentos básicos, según un sondeo de Reuters.

De acuerdo a la mediana de las proyecciones de seis consultoras y bancos, la inflación en abril llegaría al 0,11%, menor al 0,28% registrado en marzo.

Las estimaciones de los analistas variaron entre un mínimo de -0,1% y un 0,2%.

El instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) prevé difundir el sábado la variación del Indice de Precios al Consumidor (IPC) de Lima Metropolitana, indicador oficial de la inflación en Perú.

"Esta sería la menor inflación en lo que va del año. Influiría en este resultado particularmente la baja en el precio del pollo, que contrarrestaría la subida en el precio de combustibles y del azúcar", dijo el analista Juan Carlos Odar del Banco Crédito del Perú, el de mayor peso en la plaza local.

Los analistas explicaron que la subida en los precios de los hidrocarburos se debe a una reciente normativa del Gobierno, que redujo los subsidios a los combustibles. La medida elevó en un 7% los precios de las gasolinas.

"El ajuste del Fondo de Estabilización de Precios ha generado presiones al alza sobre el IPC este mes", argumentó el analista de Inteligo SAB, Roberto Flores.

El alza de los pasajes de ómnibus al interior del país debido los feriados de Semana Santa también habría impactado en el costo de vida de abril.

Para el analista del Banco Scotiabank Mario Guerrero, el alza de precios de los combustibles no sólo tendrá impacto en la inflación de abril, sino que también en mayo, con lo cual el ritmo anualizado de inflación se mantendría alrededor del 0,8%.

Guerrero dijo que en ese contexto el Banco Central de Reserva (BCR) tendría más tiempo para retirar el estímulo monetario que inyectó a la economía local.

El Banco Central de Perú mantiene su tasa referencial de interés en un mínimo histórico del 1,25% desde hace ocho meses, pero no descarta adoptar "ajustes preventivos" para garantizar el cumplimiento de la meta de inflación.

Según un estudio de la consultora Maximixe, "se prevé que la inflación para el 2010 ascienda a 2,70 por ciento en respuesta no sólo a la mejora en la demanda interna sino al alza en los precios de los commodities".