Lima. Perú registraría un superávit comercial de US$2.200 millones en el segundo trimestre del año, mayor al observado en los tres primeros meses, gracias al dinamismo de las exportaciones, consideró el banco Scotiabank.

El analista del departamento de Estudios Económicos del Scotiabank, Pablo Nano, indicó que el superávit comercial fue de US$2.115 millones en el primer trimestre del año, 11% más respecto al mismo período del 2011, y se situó ligeramente por encima del estimado del banco de US$2.000 millones.

Explicó que este mejor desempeño se sustentaría en un incremento estacional del volumen de las exportaciones tradicionales (harina de pescado y minerales, principalmente), así como en una evolución mejor a la esperada de las exportaciones no tradicionales.

Previó que continuará el dinamismo de las importaciones de bienes de consumo ante la mejora en los ingresos de la población y la mayor penetración del crédito.

“Asimismo, se espera que se mantenga un importante dinamismo en las importaciones de bienes de capital debido a la recuperación de la inversión pública y a una desaceleración de la inversión privada menor a la inicialmente prevista”, señaló en el Reporte Semanal del banco.

Resaltó que en marzo se verificó un monto récord de importaciones de bienes de capital, lo que reflejaría no sólo una recuperación de la inversión pública sino una desaceleración de la inversión privada menor a la prevista inicialmente.

Sostuvo que durante el primer trimestre del año el ritmo de crecimiento de las importaciones (16.6 por ciento) fue levemente superior al de las exportaciones (15,6%), ante el aumento de los volúmenes importados.

“Si bien los precios de las importaciones se han mantenido en terreno positivo, ha sido básicamente el aumento de los volúmenes importados los que han sustentado el aumento en el valor de las compras en el exterior”, anotó.

Nano indicó que en marzo el saldo positivo de la balanza comercial fue de sólo 584 millones de dólares, el más bajo desde noviembre del 2011.

“Este comportamiento se debió principalmente al estancamiento que muestran los precios de las exportaciones en los últimos tres meses y que explica la evolución negativa de los términos de intercambio”, explicó.