En base a nuevas proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), el ministro de Economía y Finanzas, Alonso Segura, destacó que la economía peruana crecerá 4% este año, con lo cual retomará el liderazgo del crecimiento en la región.

Según informó el MEF, la entidad multilateral consideró que si bien las debilidad de las exportaciones y la inversión provocó en Perú una fuerte desaceleración de la economía, se prevé que las medidas concertadas y el desarrollo de nuevos proyectos mineros favorezcan un repunte significativo este año.

Al respecto, Segura indicó que incluso con una proyección pesimista como la del FMI, ubicada en un rango inferior de las proyecciones de los analistas, además de liderar la región, se espera que la economía peruana sea la que más acelere su ritmo de expansión en comparación al 2014.

El MEF recordó que la proyección del FMI para la economía peruana se encuentra por debajo, tanto de la proyección de crecimiento de 4,8%, presentada la semana pasada por el Banco Mundial, como del consenso de los analistas de mercado.

Por ejemplo, la encuesta realizada en enero por la consultora Latin American Consensus Forecast señala que el promedio de analistas espera un crecimiento de 4,4% en el 2015 para la economía peruana.

El ministro Segura recordó que las condiciones internacionales se presentan desafiantes particularmente para las economías de América Latina, debido a su estructura productiva y exportadora.

Por ello, exhortó a las fuerzas políticas a, conjuntamente con el Gobierno, continuar impulsando las reformas que generen mayor competitividad y ganancias de productividad en la economía en el mediano plazo, y que coadyuven a la continua recuperación de expectativas en el corto plazo.

De acuerdo a las nuevas proyecciones del FMI, la economía mundial crecería 3,5% y 3,7% en el 2015 y 2016, respectivamente, por debajo del 3,8% y 4% que se proyectaba en octubre de 2014.

El FMI espera que la economía peruana se acelere en 1,5 puntos porcentuales en el 2015, mientras que Chile se aceleraría 1,1 puntos porcentuales y Colombia se desaceleraría en 1 punto porcentual respecto de 2014.