Lima. El riesgo soberano de Perú se contrajo 52 puntos entre el 16 y 23 de diciembre, al ubicarse en 170 puntos básicos, y se sitúa por debajo del promedio regional, reflejando la fortaleza del país, señaló el Banco Central de Reserva (BCR).

El riesgo país, medido por el spread del EMBIG Perú, disminuyó de 222 a 170 puntos básicos, mientras que el spread EMBIG América Latina, en el referido periodo, también cayó 97 puntos hasta situarse en 505 puntos básicos.

"Ello favorecido por un crecimiento sólido de la economía estadounidense en el tercer trimestre y los menores temores de crisis en Rusia", explicó el ente emisor.

El riesgo país mide la capacidad de un determinado país de cumplir con sus obligaciones financieras, y el riesgo político implícito, y de acuerdo a ello obtiene una calificación crediticia internacional.

Las principales consecuencias de un alto nivel del riesgo país son una merma de las inversiones extranjeras y un crecimiento económico menor y todo esto puede significar desocupación y bajos salarios para la población.

Para los inversores este índice es una orientación, pues implica que el precio por arriesgarse a hacer negocios en determinado país es más o menos alto.

Cuanto mayor es el riesgo menos proyectos de inversión son capaces de obtener una rentabilidad acorde con los fondos colocados y cuanto menor sea este índice el país se hace más atractivo para los inversionistas.

El indicador se mide en función de la diferencia del rendimiento promedio de los títulos soberanos peruanos frente al rendimiento del bono del Tesoro estadounidense.