Lima. La ministra de Trabajo de Perú, Ana Jara, aseguró, en el marco del Día Internacional del Trabajo, que el gobierno de su país se ha propuesto reducir la informalidad laboral del 57% al 53%, al cierre de 2016.

Jara explicó que se desarrollará una estrategia para estos fines que incidirá en la legislación laboral y en la seguridad social, y que será operada mediante la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral.

Según el ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo, la informalidad laboral en Perú es del 56,3%, mientras que hace nueve años la tasa era del 68,8%.

En la actualidad, la informalidad en las microempresas asciende al 88,8%, lo que equivale a que nueve de cada diez trabajadores pertenecen al sector informal.

Jara también dijo que se está promoviendo una iniciativa de prevención de riesgos laborales que involucre a todas las instancias estatales y agregó que el ausentismo laboral por accidentes en el trabajo genera unos costos a las empresas por 400 millones de soles (US$142,3 millones).

"Como país en crecimiento sostenido y como Estado que busca la máxima eficiencia en el servicio al ciudadano y como sociedad responsable, no podemos tolerar que el trabajo deje de ser una fuente de vida digna para las personas y se convierta en causa de enfermedades y accidentes", declaró Jara a los medios locales.