Diversificar sus ahorros en los diferentes productos que ofrece la banca y no elegir solo uno se convierte en una interesante opción para quienes deseen rentabilizar su patrimonio, no solo en una opción sino en varias de las existentes en el mercado.

Daniel Álvarez, analista financiero de xDirect, recomendó colocarlo en una parte vaya a plazo fijo, otra a fondos mutuos y otra en acciones o en divisas. “Ello porque, por ejemplo, si en caso se tenga mala suerte en fondos mutuos tiene otra parte de su dinero en otras opciones en las que sí ganará rentabilidad”, dijo.

En ese sentido, dijo que la clave está en diversificar el patrimonio, para lo cual se requiere tener un ahorro entre US$1.000 o US$2.000, para lo cual, las personas tienen las siguientes opciones:

Depósitos a plazo fijo. Es una opción atractiva para aquellos que, aunque de una manera muy conservadora, han querido recibir un retorno moderado, pero fijo por su capital. Es un producto bancario tradicional.

En esta modalidad, el capital se deposita por un período entre 30 y 360 días y debe quedarse por todo el período fijado. Las rentabilidades suelen estar entre el 1 y el 5 por ciento, y es segura que no depende de movimientos del mercado. Se asume poco riesgo y se tiene una rentabilidad sobria.

Fondos mutuos. Asimismo, los fondos mutuos son una herramienta financiera precisa para las personas que busquen mayor rentabilidad. La entidad financiera gestiona el capital, invierte el fondo en diferentes productos financieros, entre ellos, bonos de gobierno, corporativos, acciones, entre otros.

De acuerdo con el perfil del inversionista, este puede escoger ser conservador, mixto o arriesgado. El riesgo que el inversionista decida asumir estará directamente relacionado con la ganancia que este pueda obtener en su fondo. Las rentabilidades van desde una TREA del 6 por ciento al 12 por ciento. Se asume más riesgo y la rentabilidad es mayor.

Acciones. Por otro lado, las acciones son títulos emitidos por las empresas con el objetivo de financiarse. El inversionista puede comprar esos títulos que representan un valor del capital de una empresa, lo que genera beneficios para ambas partes. Cuando el precio de dicho título se aprecia por el fortalecimiento de la empresa, el inversionista se beneficia de los dividendos anuales que da el título.

Mercado de derivados. Una plaza relativamente nueva en el país, pero muy rentable, es el mercado de los derivados. Muchos inversionistas ya inclinaron una parte importante de su capital a este tipo de instrumentos de inversión. El derivado es un vehículo financiero que le da acceso al inversionista a mercados como divisas, “commodities” e índices de bolsa.

El mercado de divisas es el menos volátil. En este se transan los tipos de cambio de las divisas de todos los países. Para darnos una idea, el dólar estadounidense se apreció un 20 por ciento en los últimos 12 meses frente a las divisas principales del mundo. Aquellos que apostaron por el fortalecimiento del dólar y supieron tomar esta oportunidad se han visto beneficiados.

¿Dólares o Soles?. De otro lado, Álvarez señaló que quienes tengan la posibilidad de tener sus ahorros en dólares será positivo, al menos para este año, pues el euro es una divisa que tiene “un panorama negativo y creemos que se va a depreciar”.

“Sin embargo, el sol está estable por el gran trabajo del Banco Central de Reserva (BCR). No es malo tener ahorros en soles, pero si podemos elegir, el dólar es la moneda en la que conviene ahora ahorrar”, recomendó.