Lima. En varios países, incluido el Perú, se analiza la posibilidad de aumentar la edad de jubilación o elevar el aporte del trabajador para mejorar las pensiones, pero eso será difícil aplicar si no se tiene una fuerte cultura previsional y un sólido sistema de AFP, informó la Asociación Peruana de Empresas de Seguros (Apeseg).

"Para mejorar las pensiones se requiere tomar medidas difíciles como aumentar la edad de jubilación o elevar del aporte previsional del trabajador, y promover el ahorro voluntario. Pero es muy difícil hacer esto cuando hay una gran fragilidad en los sistemas de pensiones privados", dijo el presidente de Apeseg, Felipe Morris.

Agregó que en Chile se están discutiendo modificar el sistema de las Administradoras de Fondo de Pensiones (AFP), mientras que "en los últimos dos años el Perú ha tenido tres minicrisis, y estamos saliendo de una última donde la gente cuestiona, muchas veces sin fundamento, el funcionamiento de las AFP".

"Hay una percepción negativa porque existe mucha desinformación y desconocimiento, y eso de alguna manera debemos cambiarla Pero reconocemos que es difícil explicar los temas de manera clara y sencilla porque estos conceptos de seguros y pensiones son complicados", añadió.

En ese sentido, dijo que las compañías de seguros, las AFP y la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) "tenemos que trabajar seriamente en crear un programa de cultura previsional que ataque temas básicos para tratar de convencer a la población de la importancia de ahorrar para la vejez, porque ese concepto todavía no cala".

"Debemos resaltar los beneficios de tener un sistema de ahorro individual (Sistema Privado de Pensiones) sobre un sistema de reparto (Sistema Nacional de Pensiones). Si no logramos hacer eso y no demostramos que el sector privado realmente está allí para ayudar (al afiliado), va a ser muy difícil hacer estos cambios (como elevar la edad de jubilación)", anotó.

Cabe anotar que las compañías de seguros ofrecen el producto de renta vitalicia a las personas que están a punto de jubilarse, quienes trasladan la propiedad de su fondo previsional a estas empresas.

Con la venta de una renta vitalicia, la compañía de seguros pagará una renta mensual al jubilado hasta su fallecimiento y el de sus beneficiarios. Los fondos no utilizados no constituyen herencia.