El peso argentino informal cerró estable frente al dólar este viernes, un día después de que el Banco Central oficializó la prohibición de comprar divisas para ahorro, una situación que en la práctica ya impedía la autoridad tributaria del país.

La medida respalda legalmente las atribuciones que hasta ahora había asumido la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), dijeron operadores.

La tendencia del mercado del peso marginal debería de ir a la baja lentamente por la demanda insatisfecha de dólares en medio de los controles oficiales, agregaron.

La moneda en la plaza informal finalizó estable en 5,94/5,96 por dólar, con reducidos negocios.

Con lo del Banco Central, se logra "formalizar las medidas que ya estaban vigentes", dijo un operador, a lo que un colega agregó que "es lógico que el dólar 'blue' (informal) apunte a los 6 pesos y después mucho más".

Por su parte, el peso mayorista cerró con baja de 0,11% en mínimos históricos de 4,5325/4,535 unidades .

Una fuente del Banco Central dijo que este viernes la entidad monetaria compró del mercado unos US$40 millones, frente a estimaciones de operadores que señalaron que las compras oficiales de divisas en el mercado sumaron unos US$110 millones.

"Estamos revisando nuestro pronóstico del peso argentino (interbancario) para 2013 con significativa devaluación a 7 pesos por dólar, desde un previo de 5,7 por dólar", dijo Morgan Stanley en un informe desde Nueva York.

La decisión de la autoridad monetaria busca resguardar las alicaídas reservas internacionales, pero de paso deja a los ahorristas sin su divisa favorita para protegerse ante la elevada inflación del país.

El Banco Central, que enfrenta una fuerte salida de divisas por la desconfianza inversora ante las políticas intervencionistas de la presidenta Cristina Fernández, indicó que el acceso al mercado de cambios para viajes y turismo requerirá de validación del fisco.

Según un informe de la entidad monetaria los depósitos bancarios en moneda estadounidense se redujeron un 1,73% en la semana del 25 al 29 de junio, a US$9.873 millones, con lo que acumulan una baja de 38,2% desde octubre pasado.

La nueva comunicación también asegura hasta octubre acceso a la compra de divisas para tomadores de créditos hipotecarios, una medida de relevancia en un país donde es habitual pagar en dólares la compra de inmuebles.

Los negocios cambiarios en el país sudamericano permanecen limitados desde octubre por controles oficiales a la compra de divisas, situación que se profundizó en mayo pasado con más inspectores en la plaza financiera para frenar la fuga de divisas.

Estas medidas profundizaron el desdoblamiento cambiario con una brecha actual del 31,42%.

Bolsa y bonos. La bolsa argentina cerró con una leve alza apoyada en compras de oportunidad, aunque atenta a la debilidad externa luego de conocerse que la economía de Estados Unidos creó en junio menos empleos de los esperados.

"Compras selectivas en papeles que habían perdido mucho permitieron al Merval cerrar en positivo", dijo un operador bursátil.

El índice líder Merval de Buenos Aires avanzó 0,11% a 2.383,69 puntos, donde destacó la subida de 2,84% de los títulos de la petrolera YPF.

Los bonos soberanos en la plaza extrabursátil local promediaron un descenso de 0,7%.

"Las medidas del (Banco) Central generan cierta incertidumbre y esto extiende la debilidad del mercado", señaló Juan Diedrichs, analista de Capital Markets Argentina Sociedad de Bolsa.

Operadores dijeron que los negocios conocidos como "contado con liquidación", mediante los cuales se compran bonos y acciones en el mercado local para venderlos en el exterior a cambio de dólares, se realizaban con un tipo de cambio de 6,72 pesos por unidad.

El riesgo país medido por la banca JP Morgan subía 18 unidades hasta los 1.071 puntos básicos a las 2000 GMT.