Buenos Aires. El peso argentino interbancario profundizaba este martes su baja para alcanzar los mínimos históricos marcados la semana pasada, a pesar a una batería de medidas oficiales para tratar de frenar la depreciación de la moneda doméstica, dijeron operadores.

En línea con una baja general de otras monedas de la región, el peso se desplomaba 4,48%, a 22,90/23,00 unidades , a las 11.24 hora local (1424 GMT), el mismo valor que tocó el jueves, un día antes de que el Banco Central subiera con fuerza su tasa referencial a un 40%.

La autoridad monetaria publicará el martes, al cierre de los mercados, un nuevo comunicado de política monetaria.

Agentes cambiarios coinciden en que la volatilidad de los mercados argentinos continuará en el corto plazo debido a la incertidumbre de los inversores.