Buenos Aires. El peso argentino se desplomó este jueves, a su piso histórico de cierre, por la compra privada de dólares dado el sobrante de liquidez tras la licitación de Letras del Tesoro (Letes) y sin que la intervención del banco central ayudara a calmar la persistente demanda de divisas, dijeron operadores.

La moneda mayorista del país sudamericano cedió un 3,51%, a 39,55/39,90 unidades por dólar. Así, el peso acumula en septiembre una caída del 7,27% y arrastra una pérdida del 53,26% en 2018.

El peso marcó un valor mínimo intradiario de 42 pesos para la venta a finales de agosto.

Los operadores agregaron que la participación del banco central se registró solo minutos antes del cierre de los negocios, con un volumen muy reducido.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) dijo en la víspera que una misión del organismo se encuentra en Buenos Aires para trabajar con el Gobierno argentino en el fortalecimiento del programa financiero acordado entre ambas partes “frente a la renovada volatilidad financiera y un entorno económico desafiante”.