Buenos Aires. El peso argentino se apreció este lunes un 4,42% a 39,55 unidades por dólar en un mercado que se reacomodaba a una serie de medidas dispuestas por el banco central para regular el mercado de cambios.

La entidad monetaria adjudicó 71.060 millones de pesos (unos US$1.779 millones) en una subasta de letras ‘Leliq’ que tuvo una tasa promedio de 67,175%, comentaron operadores.

El peso en la plaza mayorista, que marcó un valor piso histórico de 42 unidades por dólar a finales de agosto, acumula una caída del 53% en lo que va del año.

Este viernes el Banco Central de Argentina (BCRA) dejó flotar el dólar y el billete superó los 42 pesos argentinos en el mercado minorista, aunque se mantuvo dentro de la zona de no intervención.

El arranque del mes fue un poco más auspicioso para el billete, que mostró una baja de más de 1,5 pesos argentinos promedio.

El dólar mayorista arrancó la rueda por encima de los 41, pero las ventas de las "manos amigas", tal como denomina el mercado a las ventas de bancos oficiales, descomprimieron el precio y el billete.

En la plaza minorista, el billete mostró un comportamiento similar al perder $1,60 en las pantallas del Banco Nacion (BNA), donde terminó a $40,50. 

El plan Sandleris. El nuevo presidente del Banco Central, Guido Sandleris, se reunió este lunes con representantes del mercado, ante quienes expuso los lineamientos de su plan. Del encuentro, participaron miembros de los principales fondos de inversión, bancos, aseguradoras y de la Comisión Nacional de Valores (CNV).

Si bien en forma oficial este lunes comenzó a regir el "Plan Sandleris", que busca que la base monetaria quede congelada y el Banco Central no intervenga en el mercado cambiario si el dólar opera entre los $34 y los $44, la autoridad monetaria ya dejó flotar el billete el jueves y viernes. La entidad solo intervino en futuros para responder a vencimientos.

*Con información de Reuters y El Observador.