Santiago. El peso chileno cerró este lunes con un leve retroceso frente al dólar, debido a un aumento en la demanda de divisas para cierre de posiciones, incentivada por los altos precios que ha alcanzado el petróleo en medio de la crisis política de Libia, dijeron operadores.

Al término de la sesión, el tipo de cambio spot anotó valores de CH$475,70 comprador y CH$476 vendedor, con una baja de la moneda chilena de un 0,25% con relación a los CH$474,50 y CH$475 del cierre de este viernes.

En los dos primeros meses del 2011, el peso acumula una caída de un 1,68% frente a la divisa estadounidense, que se compara con una apreciación de un 8,4% que registró al cierre del año pasado.

"Pese a que los precios del petróleo están más estables e incluso algo han bajado, el barril de crudo aún está cercano a los 112 dólares, lo cual es muy alto para un país como el nuestro que importa casi todo su consumo", dijo un operador.

Chile importa alrededor del 90% de sus necesidades de petróleo.

"Esta situación ha llevado a algunos bancos a tomar posición en dólares ante un eventual aumento en la demanda de divisas, lo cual está ejerciendo presión sobre el peso", agregó el operador.

Además, indicó que otro elemento que tuvo alguna incidencia en la baja del peso fue la cifra de producción industrial, que alcanzó a un 4% interanual en enero, por debajo del 4,5% esperado por analistas.

"Con una producción industrial bajo lo esperado, hay una menor presión para que el Banco Central suba las tasas de interés ya que, aparte de la inflación, este es otro indicador que se considera al momento de revisar las tasas", explicó.

Las transacciones electrónicas en el mercado cambiario local alcanzaron a US$940 millones frente a los US$1.049 millones negociados en la jornada anterior.

A estas cantidades hay que agregar alrededor de un 10% que se negocia vía telefónica.