Santiago. El peso chileno se debilitó este lunes frente al dólar luego que el presidente Sebastián Piñera volviera a expresar preocupación por la fortaleza de la moneda local, los precios internacionales del cobre cayeran y el euro se depreciara en relación a la moneda estadounidense.

El peso cerró en 481,00 por dólar en comparación con el cierre del viernes en 478,70 por dólar, tras negociarse en un rango de 480,40 a 483,15.

Ante los fuertes niveles del peso, que se sitúan en torno a máximos de 29 meses, Piñera reiteró su preocupación por la apreciación de la moneda nacional.

"Estamos muy preocupados porque hay algunos sectores, en particular el sector agrícola, que están sufriendo", dijo Piñera a la prensa en el marco de una conferencia en Londres. Sin embargo, agregó que el gobierno no tiene planes de establecer un impuesto a los flujos de inversión extranjera tal como el adoptado en Brasil, para aliviar la presión del peso.

El jueves, el mercado esperaba que el comunicado de la reunión de política monetaria del banco central anunciara algún tipo de intervención para tratar de depreciar la moneda local, pero sólo destacó que la moneda sigue apreciándose en relación al dólar.

Si la intervención no pasa más allá de las recientes preocupaciones verbales por parte del presidente y el banco central, los operadores estiman que el peso seguirá apreciándose más allá de los 470 por dólar y que podría llegar a los 450 por dólar.

El peso también fue presionado este lunes por los precios internacionales del cobre, que cayeron un 0,5% a US$3,8180 en Nueva York. Dado que Chile produce cerca de un tercio de la oferta de cobre a nivel mundial, la moneda local a menudo sigue la dirección de los precios internacionales del metal.

Adicionalmente, el peso se debilitó luego que el euro se depreciara frente al dólar. Debido a que Europa es uno de los principales socios comerciales de Chile, la moneda local generalmente se nueve en la misma dirección del euro.

En el mercado local de bonos, los rendimientos de los bonos indexados a la inflación del Banco Central de Chile, o BCU, cerraron a la baja en un escaso volumen de negociación.

Los BCU a cinco años cerraron con un rendimiento del 2,67%, lo que se compara con el 2,70% del viernes, mientras que el rendimiento de los BCU a 10 años cerró en un 3,06%, frente al 3,07% de la sesión anterior.