Santiago. El peso chileno operaba este viernes con una fuerte alza ante el dólar, apoyado en un mayor precio del cobre, la principal exportación del país, y tras la decisión del Banco Central de dejar sin cambios la tasa clave local en la víspera.

A las 09.21 hora local (1221 GMT), el tipo de cambio spot anotaba valores de US$499,60 por dólar comprador y US$500,10 vendedor, con un alza de la moneda chilena del 1,06% frente a los US$504,90 y US$505,20 del cierre de este jueves.

"El peso opera en alza ante mercados internacionales más positivos. El cobre además sigue subiendo. Eso impulsa a la moneda local bajo las CH$500 unidades en el corto plazo, buscando las CH$498", dijo Rodrigo Sarria, operador de Celfin Capital.

Los mercados mundiales operaban con un sesgo de optimismo ante expectativas de que los líderes europeos logren concretar un plan que resuelva la crisis de deuda que amenaza a la zona euro.

No obstante, la rebaja de la calificación crediticia de España por parte de la agencia Standard & Poor's reavivó los temores de los inversionistas respecto del rumbo de la economía mundial.

El cobre, en tanto, operaba al alza luego de datos que mostraron una menor presión inflacionaria en China, el principal consumidor del metal, y la posibilidad de una mayor demanda desde el gigante asiático.

A nivel local, destacaba la decisión del Banco Central de mantener la tasa de interés referencial en un 5,25% y su mensaje de un posible recorte del tipo rector en caso de que el escenario externo empeore.

"Si bien se abre la posibilidad de una baja de la tasa, eso está dentro de lo que esperaba el mercado y va en línea con el discurso que hemos escuchado del Banco Central en los últimos días", agregó Sarria.

Una tasa más baja hace menos atractiva la plaza chilena para la llegada de capitales externos y podría restarle fortaleza al peso. No obstante, el tipo rector sigue siendo alto frente a las de las economías desarrolladas.