Ciudad de México. La caída de 1,23% del peso mexicano este lunes provoca que los inversores busquen la seguridad del dólar, en paralelo a una intervención del banco central de Japón para debilitar al yen, justo al cierre de un mes de sólidas ganancias en la mayoría de los mercados.

La moneda mexicana se cotizaba en 13,2 unidades por dólar, con una pérdida de 16,2 centavos frente al precio de referencia de Reuters del viernes de 13,0 pesos.

Japón salió el lunes al mercado a vender yenes por segunda vez en menos de tres meses luego de que la moneda tocó un máximo histórico contra el dólar. Sus autoridades financieras dijeron que continuarían interviniendo hasta que se sientan satisfechas con los resultados.

"La intervención japonesa ha activado un movimiento generalizado hacia el dólar (...) la gente también está preocupada sobre cómo impactará a la demanda por materias primas y al apetito por riesgo", comentó Nick Chamie, jefe de análisis de mercados emergentes de RBC Capital Markets.

La medida cambiaria disparaba al dólar 1,30% frente a una cesta de seis divisas referenciales.

No obstante, existe la posibilidad de que esta tendencia se deba también a una toma de utilidades, sobre todo al cierre de un mes muy favorable para los activos de riesgo, incluido el peso mexicano.

De mantenerse en su actual cotización, la moneda local cerraría su mejor mes desde mayo del 2009.