México DF. El peso mexicano se apreció el viernes un 0.77%, según el precio final del banco central, impulsado por un avance de las órdenes de la mayoría de los bienes duraderos de Estados Unidos en agosto, y en medio de un repunte global del apetito por riesgo.

La moneda ganó 9,65 centavos, a 12.5500/12.5535 por dólar, frente al precio de referencia de Reuters de este jueves a las 16.50 hora local (2150 GMT), cuando la mayoría de operadores deja de hacer transacciones.

La divisa mexicana osciló en la jornada entre 12.5377 y 12.5600 unidades por dólar.

Los nuevos pedidos de bienes duraderos en Estados Unidos, excluyendo al sector de transporte, subieron en agosto y el gasto de las empresas repuntó con fuerza, apuntando a una mejoría en la economía tras una reciente desaceleración.

México envía a Estados Unidos alrededor de un 80% de sus exportaciones, en su mayoría productos manufacturados.

Adicionalmente, el peso mexicano se vio beneficiado por un incremento generalizado y sostenido del apetito por riesgo, luego de que esta semana la Reserva Federal de Estados Unidos dejara abierta la puerta para nuevas medidas que impulsen la recuperación económica.

A nivel global, el dólar se debilitaba un 0,84% ante una cesta de monedas de referencia.