Singapur. El dólar retrocedió el martes hacia mínimos de cinco semanas y el petróleo cayó, mientras los operadores se preparaban para una reunión de la Reserva Federal en la que sus miembros podrían discutir si la frágil economía de Estados Unidos necesita una nueva inyección de efectivo.

Las acciones asiáticas tuvieron una sesión floja pese a la positiva jornada de la víspera en Wall Street, donde noticias corporativas optimistas, como las de IBM, empujaron al S&P 500 a su mejor cierre en cuatro meses.

"El repunte ha cambiado lo que se estaba convirtiendo en un creciente ánimo bajista en una tendencia al alza, pero sólo con la expectativa de que la Reserva Federal dará anticipos de acciones destinadas a ayudar a la economía estadounidense", escribió en una nota Raghee Horner, analista de mercado de Autochartist.

El índice Nikkei de la bolsa de Tokio tocó un máximo de siete semanas antes de caer y cerrar con un descenso del 0,2%, en medio de persistentes preocupaciones sobre el yen -cuya fortaleza es un gran problema para la economía exportadora japonesa- pese a la intervención oficial de la semana pasada en los mercados cambiarios.

"La intervención ayudó a impulsar al Nikkei la semana pasada, pero fundamentalmente nada ha cambiado ni en la economía estadounidense ni en la japonesa", dijo Nagayuki Yamagishi, estratega de Mitsubishi UFJ Morgan Stanley Securities.

"El hecho de que Japón intervino (en los mercados cambiarios) por su cuenta también significa que hay límites al impacto de largo plazo", agregó.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas estaba plano, y sólo sus subíndices para acciones tecnológicas e industriales de los 10 que lo componen estaban en terreno positivo.

El índice dólar, que mide su comportamiento contra una canasta de monedas, caía un 0,35% a 81,051, acercándose a su mínimo de cinco semanas a 80,865 tocado la semana pasada.

El dólar mostraba pocos cambios y se negociaba a 85,40 yenes, retrocediendo desde el pico que tocó el viernes tras la intervención japonesa a 85,94 yenes.

Japón no ha vuelto a intervenir en el mercado desde su masiva venta de yenes el miércoles último, aunque el primer ministro japonés advirtió a los mercados la semana pasada que las autoridades están listas para volver a frenar la apreciación de su moneda.

Más ventas de dólares por parte de exportadores japoneses se esperan para cuando la moneda estadounidense se acerque a 86 yenes antes del fin de septiembre, cuando varios de ellos cierran sus balances.

El crudo estadounidense para entrega en octubre caía 39 centavos, a US$74,47 por barril, en un movimiento magnificado por la expiración del contrato más tarde.

El oro al contado retrocedía a alrededor de US$1.276,50 la onza, alejándose del récord a US$1.283,70 tocado este lunes.