Phase Consultores estimó que el Producto Interno Bruto (PIB) peruano crecerá 4,1% este año y 5,4% en el 2016, impulsado por una recuperación significativa de la pesca y la minería.

Señaló que el sector construcción tendería a ser favorecido por el impulso público, antes que por la recuperación de la demanda privada, pues pese a ser una actividad no transable es particularmente sensible al incremento en el tipo de cambio.

En ese sentido, adelantó que la expansión prevista para la construcción este año enfrentará un contexto de alta volatilidad.

Manifestó que los sectores no primarios, con excepción de construcción, crecerían a un ritmo menor al del año pasado, pues los efectos favorables de las políticas expansivas serían contrarrestados por la mayor cautela de los inversionistas e incluso de los consumidores.

Ello en un entorno de tipo de cambio más volátil y probables presiones al alza de las tasas de interés como consecuencia del cambio en las condiciones económicas mundiales, explicó.

"En cuanto a la composición por el lado de la demanda, ésta debería estar liderada por las exportaciones y la inversión pública, la que ganaría velocidad conforme transcurra el año", sostuvo.

“En neto, la combinación de los factores esperados se traduciría en un crecimiento anual de 4,1% para este año, pero con un balance de riesgos que se mantiene cargado a la baja, pues la dinámica de sectores como minería y pesca depende de factores exógenos”, dijo.

Para el 2016, previó que la recuperación de los sectores no primarios se acentuará y que la minería ratificará una expansión superior al promedio favorecida por la puesta en marcha de nuevos proyectos cupríferos, de manera que el crecimiento ese año sería de 5,4%.

La economía peruana creció 0.54 por ciento en diciembre del 2014 y, de esta forma, acumuló una expansión de 2,35% el año pasado, informó el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).