La economía boliviana ha tenido un significativo crecimiento en el último lustro. Esa expansión se tradujo en el aumento del Producto Interno Bruto (PIB) per cápita o ingreso por habitante que, si se consideran los últimos 25 años, prácticamente se ha triplicado al pasar de US$755 a US$2.232.

El último dato sobre el crecimiento del PIB per cápita lo dio a conocer durante la noche de este miércoles el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce Catacora, en una entrevista en el programa No Mentirás de la red privada de televisión PAT.

En 1986, el ingreso de cada boliviano, en promedio, representaba US$755 y en 2010 había alcanzado la cifra de US$1.871. En la gestión 2011 este indicador estaba en alrededor de US$2.000 de ingreso por cada boliviano.

El PIB per cápita es el valor del Producto Interno Bruto de un país dividido por el número de habitantes. Este indicador es muy utilizado como medida de riqueza de un país, ya que permite comparar el bienestar entre países.

El PIB boliviano bordea actualmente los US$24.000 millones y la población suma 10,6 millones de habitantes.

A nivel regional, sin embargo, Bolivia ocupa los últimos lugares. En Sudamérica, Chile lidera el PIB per cápita de la región. En 2011, la renta por persona del país trasandino fue calculada en US$16.203.

Según estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), Chile alcanzará un PIB per cápita de poco más de US$21.000 hacia 2016.

Cabe enfatizar que el crecimiento económico de un país se considera importante, porque está relacionado con el ingreso de los individuos de un país.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el PIB per cápita creció de US$1.010 en 2005 a US$1.182 en 2006, y a US$1.363 en 2007. Al año siguiente se expandió a US$1.651 y en 2009 a US$1.683.

En 2010 el ingreso per cápita creció hasta US$1.871 y, según últimos datos del Banco Central de Bolivia (BCB), para 2011 la cifra llegaba a US$2.000.

El Ministro de Economía informó que, a junio de este año, el PIB per cápita alcanzó los US$2.232. Los analistas señalan que el crecimiento de este indicador contribuyó a que en la gestión 2011 haya un mayor consumo de servicios básicos y la gente ahorre más. Sin embargo, la mejora aún no eleva los ingresos de todos los bolivianos por la desigualdad.

Para otros entendidos en la materia, debido a la inflación y las variaciones del tipo de cambio, el PIB per cápita no registró un crecimiento real.