El Producto Interno Bruto (PIB) de Chile creció 0,9% en el segundo trimestre, una variación liderada por el consumo que resultó mejor que los tres primeros meses de este año, aunque el desempeño semestral de la economía fue uno de los peores desde el 2009.

El PIB entre abril y junio, difundido el viernes por el Banco Central, estuvo marcado además por el avance del rubro servicios personales y contrarrestado por el negativo aporte de construcción, minería y servicios empresariales.

La demanda interna creció un 3,9% empujada por el gasto de hogares (2,6%) y del Gobierno (2,7%), pero contrarrestada por la caída en la inversión del 4,1% y de las exportaciones del 3,5%.

El PIB desestacionalizado subió un 0,7% entre abril y junio. El Banco Central destacó que el segundo trimestre contó con tres días laborales menos que en el mismo período del año pasado, lo que equivale a un incidencia negativa de 0,4 puntos porcentuales en el PIB.

Con las cifras trimestrales, la expansión de la economía en el primer semestre fue del 0,5 por ciento, uno de los desempeños más bajos desde la crisis financiera internacional del 2009.

En tanto, la cuenta corriente de la balanza de pagos anotó un déficit de 1.549 millones de dólares en el segundo trimestre, lo que equivale a 2,4% del PIB.