Santiago. La economía de Chile creció a una tasa interanual del 4,8% en el tercer trimestre, un ritmo inferior que en la primera mitad del año, pese a que la demanda interna repuntó y se mantuvo alejada de las turbulencias globales.

El resultado del Producto Interno Bruto (PIB), difundido el viernes por el Banco Central, estuvo en línea con lo pronosticado por analistas en un sondeo de Reuters.

"Todas las actividades se expandieron, con la excepción de minería, que mostró una contracción. Comercio destacó como la actividad de mayor incidencia", dijo el organismo rector en su informe trimestral.

La minería del cobre, del que Chile es el mayor productor mundial, enfrentó paralizaciones y una baja ley de mineral, lo que determinó una contracción del sector en el tercer trimestre.

La entidad recortó su cálculo del PIB del segundo trimestre a un 6,6% desde un 6,8% y el del primer trimestre a un 9,9% desde un 10%.

Con ello, en los primeros nueve meses del año, el PIB acumuló un alza del 7,0%.

En términos desestacionalizados, el PIB del tercer trimestre anotó un alza del 0,6% en comparación al período inmediatamente anterior.

La demanda interna creció un 9,4% entre julio y septiembre, impulsada por la inversión en maquinaria y construcción, que se elevó un 21,6% interanual, y por el consumo, que subió un 6,5%.

El desempeño de la demanda interna fue superior al 8,6% del segundo trimestre.

"Las cifras dan cuenta de que la demanda interna vuelve a acelerarse, principalmente por un avance notable en el componente de inversión (...) asociado a mayor compra de maquinaria para la minería, en desmedro del consumo, que se desacelera a un ritmo algo mayor al previsto", dijo la correduría Bci.

"Ciertamente que la aceleración en la demanda interna es un componente a seguir monitoreando para el Banco Central", agregó.

Con todo, en los primeros nueve meses del año la demanda interna acumuló un alza del 10,8%.

La cuenta corriente arrojó un déficit de US$2.894,7 millones en el tercer trimestre, equivalente a un 4,9% del PIB.

Para todo el año, el Banco Central ha estimado una expansión del PIB de entre un 6,25 y un 6,75%.

Analistas estimaron en un sondeo de Reuters que el PIB del cuarto trimestre crecería un 4,5%.