Bogotá. La economía de Colombia está creciendo un poco por encima del Producto Interno Bruto (PIB) potencial, consideró este lunes el gerente del Banco Central, José Darío Uribe, algo que podría implicar mayores presiones sobre una inflación que aún se mantiene dentro de la meta establecida.

El PIB de este país andino habría crecido entre 5,6% y 6% en el 2011, en comparación con el 4,3% en el 2010, estimó el directivo en una presentación sobre política monetaria.

Uribe reveló que sólo en el cuarto trimestre del año pasado la economía se habría expandido entre un 5,6% y un 5,7% en comparación con el mismo período del 2010.

Para el 2012 la máxima autoridad monetaria mantuvo su estimación de crecimiento de la economía local en un rango de entre 4% y 6%.

Los comentarios de Uribe se produjeron después de que el pasado 30 de enero el directorio del banco emisor elevó sorpresivamente en 25 puntos base su tasa de interés de referencia a un 5%, en busca de controlar las presiones inflacionarias en medio del robusto consumo doméstico.

"Ha crecido la capacidad productiva y muy probablemente es mayor a la que teníamos hace dos o tres años, pero la economía está creciendo un poco por encima del PIB potencial", dijo el gerente de la autoridad monetaria.

A pesar que Uribe consideró que la inflación se situaría entre un 3% y 3,5% en el 2012, dentro de la meta de 2% a 4%, las expectativas sobre el indicador se han acelerado en medio del fuerte consumo interno, alentado por bajas tasas de interés, la amplia liquidez y la disminución del desempleo.

El gerente del banco emisor consideró que en el 2013 la inflación se ubicaría cerca a un 3%. Colombia registró una inflación de 3,73% en el 2011.

Uribe precisó que el crédito de consumo mantiene en términos generales su dinamismo, con un crecimiento de cerca del 25% en el segundo semestre del año pasado, superando de lejos el repunte del ingreso de los hogares.

"En el mes de enero vimos una leve caída en la tasa de crecimiento del crédito de consumo, pero todavía un crecimiento de la cartera muy por encima del crecimiento del Producto Interno Nominal", resaltó al enfatizar que el país no parece recibir efectos negativos producto de la crisis internacional.

En su reunión de enero, el Banco Central consideró que en un horizonte de tiempo más largo, un crecimiento excesivo del crédito y la persistencia de tasas de interés reales bajas podrían ser fuente de desequilibrios financieros con consecuencias negativas sobre la sostenibilidad del crecimiento de la economía.

"Esos incrementos de gasto y de endeudamiento terminan siempre mal", insistió Uribe.