Washington. El crecimiento de la economía de Estados Unidos fue más lento de lo estimado previamente en el tercer trimestre, tras una brusca caída en el gasto en salud, pero la fuerte inversión empresarial y un descenso en los inventarios apuntaron a un repunte en la producción en el periodo actual.

El Producto Interno Bruto (PIB) creció a un ritmo anual del 1,8% en el tercer trimestre, dijo este jueves el Departamento de Comercio en su estimación final, por debajo de su previsión anterior de un 2%.

Los economistas esperaban que el crecimiento no se revisara y quedara en un 2%.

Aunque el gasto en salud cayó en US$2.200 millones, el gasto en bienes duraderos fue más fuerte de lo estimado previamente, indicando que el apetito de las familias por consumir se mantiene saludable.