Uruguay acusará el impacto de la crisis internacional a través de una desaceleración de su economía este año y el próximo, aseguran los analistas, quienes ponen el acento en la demanda interna como impulso del crecimiento futuro.

Tras un segundo trimestre de 2011 que mostró una fuerte desaceleración respecto del comienzo del año, los expertos estiman que los datos del Producto Bruto Interno (PBI) del período julio-setiembre –que el Banco Central (BCU) publicará hoy– mostrarán un aumento mayor en términos desestacionalizados.


La evolución de mediano plazo de la economía local y las proyecciones exhiben una expansión de 2,6% en 2009 –que fue valorado positivamente teniéndose en cuenta la recesión mundial–, un extraordinario desempeño en 2010 (8,5%) y tasas menores para 2011 y 2012 de 5,7% y 4,1% respectivamente, según la mediana de pronósticos de los analistas consultados por el BCU. “La incertidumbre proveniente del resto del mundo y la fuerte desaceleración registrada en Brasil son factores que pensamos que incidirán en un menor ritmo de crecimiento para la economía uruguaya”, señaló a El Observador Marcelo Sibile, analista de la consultora KPMG.

En esa línea, Gabriela Mordecki, coordinadora del Área de Coyuntura del Instituto de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas, indicó que la “demanda interna va a ser el principal sostén del crecimiento”.

En igual sentido se pronunció Pablo Moya, de la consultora Oikos, al afirmar que “no debería sorprendernos que el consumo privado continúe creciendo a tasas promedio interanual del 10%”.

En tanto, el Indicador Tendencial de Actividad Económica, elaborado por el Centro de Investigaciones Económicas (Cinve) y divulgado el sábado, previó una desaceleración de la actividad para el tercer y cuarto trimestre. En este último caso se pronosticó un crecimiento de 0,15% en términos desestacionalizados.

Trimestre
En el segundo trimestre de 2011, el PBI experimentó un crecimiento respecto al lapso enero-marzo de 0,5% en términos desestacionalizados, lejos del 2,1% mostrado en el primer trimestre. Pero entre julio y setiembre, la economía se habría acelerado según las estimaciones de KPMG, que proyectan un alza de 1% respecto al trimestre anterior.

Por su lado, Mordecki mencionó que en el tercer trimestre algunos sectores que mostraron dificultades en el período anterior exhibieron síntomas de recuperación, como la actividad frigorífica y la energética. En ese lapso, la faena de ganado bovino ascendió a 433.126 cabezas, lo que representó un aumento de 6,2% respecto al mismo período del año pasado, mientras que entre abril y junio la actividad se contrajo 18,8% en términos interanuales, según el Instituto Nacional de Carnes.

El Índice de Volumen Físico, que mide el desempeño del sector manufacturero, mostró en el tercer trimestre una suba de 8,8% respecto a igual período de 2010. De no considerar la refinería de ANCAP –que en setiembre inició su paralización para tareas de mantentimiento–, el aumento se situó en 4,5%, según el Instituto Nacional de Estadística.

Por su parte, la generación energética, que mide su aporte al PBI en términos de valor agregado, mostrará en el tercer trimestre un mejor desempeño que en el segundo cuarto del año. Mordecki explicó que la producción descansó sobre la fuente hidráulica, a diferencia de lo ocurrido en el primer semestre cuando creció fuertemente el componente térmico.

A pesar que los analistas estiman que el contexto internacional afectará negativamente a la economía local, en el tercer trimestre se verificó una mejora de las ventas externas. En el tercer trimestre, las solicitudes de exportación de bienes alcanzaron US$ 2.151 millones, lo que implicó un incremento de 25,1% respecto al lapso julio-setiembre de 2010. De esa forma, la colocación de bienes en el exterior mostró un fuerte dinamismo en comparación al segundo trimestre del año, cuando el crecimiento interanual se ubicó en 14,2%, según Uruguay XXI.

Por su lado, el sector de la construcción mostraría una expansión al juzgar por el comportamiento de las ventas de sus principales insumos, que en la mayoría de los casos registraron tasas de crecimiento interanual de dos dígitos, según el último informe de la Cámara de Comercio y Servicios.

Esa encuesta también mostró signos de desaceleración en varios de los sectores comerciales para el tercer trimestre.