Madrid. El Producto Interior Bruto (PIB) de la economía española se contrajo un 0,3% intertrimestral entre julio y septiembre, una décima menos que en el trimestre anterior, según datos provisionales divulgados este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Pese a que se sigue apreciando el impacto negativo en la economía de las políticas de austeridad fiscal implementadas por el gobierno español, el dato del INE bate la previsión de los analistas de una caída del 0,4% y supone una ligera mejora frente a la reciente estimación del Banco de España, que apuntó a una caída intertrimestral del PIB del 0,4% en el tercer trimestre.

"Esta ligera ralentización es un espejismo, no significa que la economía se está recuperando, es solo que el consumo se ha comportado algo mejor al adelantarse las compras de las familias a la entrada en vigor de la subida del IVA", dijo Estefanía Ponte, responsable de Economía y Estrategia de Cortal Consors.

Con el nuevo descenso, la economía española se contrae por quinto trimestre consecutivo, ya que el dato del tercer trimestre de 2011, que por el redondeo indicaba inicialmente una variación del 0,0 por ciento, mostró finalmente una caída del 0,04%. En la recesión anterior de 2009/2009, el PIB español cayó siete trimestres consecutivos.

Aunque España se enfrenta a una dura recesión debido al pinchazo de una gigantesca burbuja inmobiliaria, el gobierno ha introducido ajustes presupuestarios por decenas de miles de millones para tratar de cumplir los ambiciosos objetivos de reducción de déficit comprometidos con Bruselas.

Entre estas medidas se encuentra un alza del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) desde el 1 de septiembre que ha elevado los precios y ha aumentado el malestar social, en una país en el que una cuarta parte de la población activa está en paro.

El lunes se conoció que las ventas minoristas cayeron en España en septiembre un 10,9% -el mayor descenso desde que se registra el dato-, acumulando 27 meses consecutivas de caídas y profundizando el descenso.

En términos interanuales, el PIB bajó un 1,6% frente a la contracción del 1,3% en el trimestre anterior. El objetivo del Ejecutivo para el conjunto del año es de un retroceso del 1,5%.

Ponte dijo que espera una caída del PIB de hasta el 1% en el último trimestre del año, en parte por la prevista contracción del consumo privado. "Se va a notar que no habrá paga de Navidad en el sector público, hay que tener en cuenta que los empleados públicos suponen el 20% de la población activa", dijo Ponte.

Según las previsiones de Cortal Consors, el PIB podría bajar en el cuarto trimestre un 2,2% en términos interanuales, lo que se traduciría en una contracción media de la economía en el conjunto del año se situaría en el 1,4%.

Las dificultades para reconducir el déficit presupuestario y financiarse a precios sostenibles han puesto a España al borde de un rescate europeo sobre el que el Ejecutivo, según dijo el lunes el presidente del Gobierno, aún no se ha decidido.

España ya ha pedido a Bruselas una línea de crédito por hasta 100.000 millones de euros para su sector financiero, con la primera inyección de fondos prevista para finales de noviembre o principios de diciembre, según dijeron el lunes representantes del estatal FROB en una presentación sobre el banco malo español.