El Banco Central Europeo (BCE) debería considerar cambiar su mensaje de política monetaria, que incluye un compromiso con la compra de bonos hasta que se recupere la inflación, ya que el panorama de precios está mejorando, dijo este martes Ardo Hansson, uno de los responsables de fijar las tasas de interés.

"El hecho de que el crecimiento sea tan fuerte nos da mucha confianza en que la presión (en los precios) suba en el tiempo", comentó a periodistas Hansson, que también es el gobernador del Banco Central de Estonia.

"Pasar a una comunicación que destaque los elementos multifacéticos de la política monetaria, incluidas las tasas de interés, es probablemente algo que deberíamos considerar durante los próximos meses", agregó.

El BCE elevó el jueves pasado sus proyecciones de inflación y crecimiento de la zona euro, pero mantuvo su compromiso de proveer estímulos a la economía siempre que sea necesario, ya que estima que el índice de alzas de precios seguirá por debajo de la meta oficial hasta el 2020.

El organismo mantuvo estables sus tasa de interés y se apegó al mensaje sobre sus previsiones para el año que viene, a pesar de las presiones de algunos funcionarios para que admita explícitamente la fortaleza de la recuperación de la zona euro y siga los pasos del ajuste monetario de la Reserva Federal de Estados Unidos.