Santiago/Valparaíso. El presidente chileno, el centroderechista Sebastián Piñera, reiteró este viernes la meta de crecimiento de 6% anual por los próximos ocho años, con el objetivo de que Chile pueda transformarse en un país desarrollado al 2020.

El mandatario se presentó ante el Congreso Pleno –senadores y diputados- para entregar su primera cuenta pública, donde hizo un balance de las medidas adoptadas para enfrentar el terremoto del 27 de febrero y estableció las metas para sus cuatro años de gestión.

En el ámbito económico, Piñera reiteró que Chile debe a una tasa anual de 6% promedio durante los próximos ocho años, con lo que podrá superar el ingreso per cápita que actualmente tienen países como Portugal o la República Checa.

Es decir, pasar desde los actuales US$14.000 a unos US$22.000, destacó el gobernante.

"Nuestra meta de crecer al 6% nos permitirá en ocho años, es decir, antes que termine esta década, alcanzar el desarrollo y superar el ingreso per cápita que hoy día tienen países del sur de Europa", dijo Piñera.

Agenda. En ese contexto, el gobernante chileno definió una agenda pro crecimiento, que considera una serie de medidas a favor de las pequeñas y medianas empresas (pyme) y la modernización del mercado de capitales.

“(La agenda) contempla aumentar la inversión desde 22 a 28 % del PIB, a través de incentivos tributarios, como la exención del impuesto de primera categoría sobre utilidades reinvertidas para las Pymes, la reducción a la mitad de impuesto de timbres y estampillas”, destacó.

En materia de mercado de capitales, dijo que esta agenda incluirá el perfeccionamiento a las leyes de Bancos y de Valores, así como incentivos para la incorporación de personas y pymes a los mercados financieros formales.

Piñera también reiteró su compromiso de crear un millón de empleos  y generar 100.000 nuevos emprendimientos en los próximos cuatro años. En ese marco, anunció el envío al Congreso de un proyecto para reducir de 27 a 16 días los trámites para crear una nueva empresa.

Además, se comprometió a capacitar a cinco millones de trabajadores, especialmente de micro, pequeñas y medianas empresas, y a crear un bono de capacitación laboral y otro de intermediación laboral.

También propuso un proyecto de ley para facilitar y promover la modalidad del teletrabajo, y la puesta en marcha de una Bolsa Nacional de Empleo, y el perfeccionamiento del seguro de desempleo.