Como todas las potencias económicas, Perú se impuso metas para el plan bicentenario que se cumple el 2021, y las principales consisten en elevar el ingreso per cápita, a US$10.000 y reducir el numeros de pobres a menos del 10%.

El presidente del Centro Nacional de Planeamiento Estratégico (Ceplan) Agustín Haya de la Torre, señaló que el citado plan, que tiene como otra meta esencial, que consiste en reducir entre 4% y 5% los niveles de pobreza extrema en la próxima década, consigna Andina.

Agustín Haya de la Torre, indicó además que las posibilidades de llevare a cabo las metas, se podrán llevar a cabo siempre que  el país logre mantener un ritmo de crecimiento económico sostenido, como en los últimos años.

Para conseguir lo anterior, la nación andina tendría que duplicar los índices del PIB, cuadriplicar las exportaciones, tener un nivel de inversión sostenido entre el 24% y 25%, y elevar la tributación en unos 5 puntos.

“Hemos venido creciendo de manera significativa, el último informe de la CEPAL indica que América Latina creció en la última década en 30% y el Perú en 60%”, señala el mismo medio.