Bruselas. Los planes de la zona euro para avanzar hacia una unión bancaria y fiscal deben ayudar a generar confianza en el mercado, pero los inversores tienen que darle tiempo a Europa para el proceso, dijo este viernes el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la UE, Olli Rehn.

Los proyectos de integración bancaria y económica de la zona euro buscan mostrar a los inversores que la moneda común, el euro, es un plan irreversible y que no se derrumbará, sino que se volverá más fuerte.

Pero la creciente preocupación de los inversores acerca de que Grecia pueda dejar el euro ha deprimido la moneda e incrementado los costos de los préstamos de España e Italia, forzando a Madrid a buscar un crédito de emergencia de la zona euro para recapitalizar sus bancos.

"Sé que los mercados financieros se mueven rápido. Pero perdemos el proceso de la integración europea si perdemos a nuestros ciudadanos. No podemos permitirnos eso", dijo Rehn en un discurso ante la Conferencia Anual de Servicios Financieros Europeos de Goldman Sachs, en Bruselas.

"Una vez que tengamos esto en mente, una confirmación rápida de los pasos para reconstruir la Unidad Monetaria Europea subrayará la estabilidad y la solidez del euro y ayudará, aún en el corto plazo, a restaurar la confianza de los mercados y los ciudadanos por igual", agregó.

Los líderes de la zona euro discutirán qué se necesita hacer y cómo alcanzar una unión económica completa en los 17 países que comparten el euro en una cumbre el 28 y 29 de junio.

Aunque el proceso de integración económica probablemente sea políticamente difícil y tome años, finalmente llevaría a una emisión conjunta de deuda de la zona euro, que los mercados recibirían con beneplácito.

"Necesitamos planear la dirección y los pasos hacia una unión económica total para completar nuestra unión monetaria, incluyendo una unión fiscal", dijo Rehn.

"Demostrar el compromiso político de los estados miembros con el euro será una parte clave de restaurar la confianza en la zona euro", agregó.

Rehn dijo que los elementos principales de una unión financiera incluirán un único libro de reglas sobre requerimientos de capital, supervisión fiscal integrada, una autoridad común de resolución y un único esquema de seguro de depósito.

"Todos estos elementos comunes e integrados deben ser colocados juntos en el mismo marco general, destinado a los 27 estados miembros, mientras se establecen una mayor integración y requerimientos más fuertes para la zona euro si fuera necesario", concluyó.