Quito. Los proyectos que ya tengan permisos municipales tendrán prioridad para acceder al financiamiento dentro de la alianza público-privada (APP) que se anunció el jueves pasado para la construcción de viviendas de interés social con un presupuesto de $ 1.923 millones.

Así lo destacó Jaime Rumbea, director ejecutivo de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Vivienda del Ecuador (Apive), quien señaló que los mayores beneficiados serán las familias que habían separado su vivienda con promesas de compra.

El proyecto lo integran la Corporación Financiera Nacional (CFN), con $ 220 millones -solo para empresas inmobiliarias-; el Banco del Estado (BEDE) con $ 33 millones y el Biess con $ 1.350 millones.

Mientras que la banca privada se integra con un presupuesto de $ 320 millones. María Duarte, ministra de Vivienda, adelantó que el Banco del Pacífico y Banco Pichincha darán créditos a 20 años con una tasa de interés de menos del 5%.

Rumbea añadió que las empresas inmobiliarias que estarán dentro de este proyecto están en 14 provincias.