La actividad de manufacturas de Brasil superó en abril el umbral que separa la contracción de la expansión por primera vez desde enero del 2015, mostró el martes un sondeo privado, lo que da impulso a las expectativas sobre una recuperación gradual de la mayor recesión en la historia del país.

El Índice de Gerentes de Compras (PMI) compilado por la firma Markit subió a una cifra desestacionalizada de 50,1 en abril, desde 49,6 en marzo. Las lecturas por encima del umbral de 50 indican mejoría en las condiciones de negocios para los manufactureros.

La producción y los nuevos pedidos subieron por segundo mes consecutivo, lo que alentó a las empresas a aumentar las compras de materias primas. La mejoría fue encabezada por el mercado interno, dado que los pedidos de nuevas exportaciones disminuyeron, afirmó Markit en un reporte.

Datos oficiales también han mostrado señales de una recuperación tentativa en la producción industrial, que volvió a niveles de 2009 tras una caída de tres años. La agencia nacional de estadísticas afirmó el mes pasado que al parecer lo peor para el sector ya había pasado.

"La industria manufacturera de Brasil se mantuvo en terreno positivo durante abril", dijo la economista de Markit Pollyanna De Lima.

"Pese a eso, los manufactureros parecen estar lejos de operar a capacidad total", agregó, y observó que los fabricantes siguieron reduciendo empleos el mes pasado.

Economistas proyectan que la producción industrial de Brasil crezca un 1,4% y que el producto interno bruto (PIB) se expanda un 0,4% en 2017, según un sondeo semanal del Banco Central.

El PIB de Brasil cayó más de un 3% en cada uno de los últimos dos años.