El poder de compra del salario promedio aumentó 4% en los últimos 12 meses, con un incremento más acelerado del nivel de ingresos de los asalariados que de los precios al consumo.

En el sector privado, el incremento de la capacidad adquisitiva fue mayor que en el caso de los trabajadores públicos. En la primera categoría el poder de compra aumentó 4,7% durante el período, mientras que en el sector público, los trabajadores aumentaron 3% su capacidad de adquirir bienes y servicios.

Dentro del sector privado, el mayor crecimiento se dio en las actividades inmobiliarias y negocios inmobiliarios, con una suba del salario nominal de 15,2%. En segundo lugar, restaurantes y hoteles subieron 12,9% los sueldos.

Los dos sectores que menor aumento percibieron durante el período fueron los servicios de intermediación financiera (6,6%) –apenas cuatro décimas por encima del alza en el nivel general de precios (6,2%)– y la enseñanza (9,1%).