En el transcurso del año se está acelerando la pérdida del poder de compra en el exterior de los salarios uruguayos, alcanzando en abril los registros más bajos en casi dos años. Esta situación, a pesar de ser desfavorable para los uruguayos que quieran vacacionar en los principales destinos fuera del país, es buena noticia para los operadores turísticos nacionales.

Mientras que en destinos como Estados Unidos, Chile y Europa los uruguayos mantienen elevados niveles de capacidad de consumo desde un punto de vista histórico, en los destinos regionales hubo una caída significativa, alcanzando en abril los menores niveles desde abril de 2012.

Según el Índice de Capacidad de Consumo en el Exterior de El Observador (ICCE-EO), en abril el poder de compra en el extranjero de los uruguayos fue el menor registrado desde septiembre de 2012, con una importante caída de 20% respecto al mismo mes del año pasado. En comparación con marzo, el retroceso fue de 8,5%.

Esta caída es la mayor desde, por lo menos, enero de 2006, que es cuando se inicia la serie del indicador que elabora la Unidad de Análisis Económico de El Observador. En el año cerrado a marzo la disminución era de 7,7%, mientras que a febrero la caída fue de 2,4% interanual. Eso muestra que en los últimos meses el deterioro se fue acelerando.

Esta situación, a pesar de que perjudica a los consumidores locales, favorece a distintos tipos de empresarios del país, ya que se diluye una situación en la cual los altos precios relativos del turismo doméstico desestimulaban tanto el ingreso de turistas desde el exterior –en particular desde la región– y alentaban el gasto de uruguayos en el exterior.

De esta manera, la pérdida de capacidad de consumo en el exterior de los uruguayos –en un contexto de aumento en el mercado local– contribuye a un mayor dinamismo de la demanda interna y de las exportaciones de servicios. Aparte del turístico, otros sectores, como el comercio de vestimenta, recuperan competitividad respecto al turismo de shopping en Buenos Aires y a las encomiendas desde EE.UU., que proliferaron en el último año.

De todos modos, a pesar del encarecimiento reciente del resto del mundo para el bolsillo de los uruguayos, la capacidad de consumo se encuentra 19% por encima de la media histórica reciente –de los últimos ocho años–, lo que muestra que la situación todavía es ventajosa para realizar turismo en el exterior.

Sin embargo, esa distancia respecto a la media histórica fue cayendo. En marzo, la capacidad de consumo fuera del país se encontraba 30,3% por encima del promedio de los últimos años, mientras que en abril del año pasado alcanzaba a 49,1%.

Chile es el destino que más se desvía del promedio. En el país andino, el poder de compra se encontraba en abril 41,1% por encima de la media de los últimos ocho años, mientras que la capacidad de consumo en Argentina y Paraguay son las que más se acercan a la media –los destinos que menos se abarataron para los uruguayos–, encontrándose 11,9% y 16,5% por encima del promedio, respectivamente.

En el mes de Semana Santa, el mayor encarecimiento para el bolsillo de los uruguayos se registró en Argentina. En abril, el poder de compra se encontraba 26,4% por debajo del mismo mes de 2013, lo cual resultó en una pérdida de incentivos para el turismo de compras.

Este encarecimiento se registra desde diciembre del año pasado. Sin embargo, con la situación actual que la economía argentina está viviendo tras el fallo de la Corte Suprema de EE.UU. a favor de los fondos especulativos, que pone al país vecino al borde de un nuevo default, puede ser probable que se revierta la tendencia. Esto sería a partir de una devaluación del peso argentino en el mercado paralelo, aumentando nuevamente la brecha con el dólar oficial.

Si Argentina no pagara el total de la deuda entraría en default, lo que hace especular a los analistas con un posible repunte del dólar paralelo y una mayor brecha respecto a la oficial, incentivando nuevamente el turismo shopping de los uruguayos hacia ese destino y afectando los intereses de los comercios y servicios turísticos locales.

Los otros dos destinos donde los uruguayos pierden poder de compra en los últimos meses son Europa y EE.UU., con un encarecimiento a abril de 12,6% y 8,9% respectivamente, mientras que el único destino donde la capacidad de consumo aumentó fue en Chile –6,2% por encima del mismo mes del año pasado–.

Por otro lado, sin conocer aún el índice de salario medio de mayo que divulga el Instituto Nacional de Estadística, se espera que en mayo la capacidad de compra de los uruguayos en el exterior haya sido mayor que en abril, aunque manteniéndose por debajo del mes de marzo.

De ser así, se estaría registrando un quiebre en la tendencia que se percibe desde enero, de una pérdida en la capacidad de consumo en el extranjero.