Londres. La recuperación global es frágil y los encargados de las políticas en las economías avanzadas aún podrían tener que entregar más apoyo a sus industrias, dijo este sábado el vicegobernador del Banco de Inglaterra, Charles Bean.

En un texto presentado en la conferencia anual de la Reserva Federal estadounidense en Jackson Hole, Wyoming, cuyo tema central son las lecciones de política monetaria aprendidas en la última crisis, Bean dijo que los estrategas habían triunfado en evitar otro colapso del mercado financiero.

"Aún así, el proceso de desapalancamiento está incompleto, la recuperación sigue siendo frágil y todavía debe trabajarse en un considerable margen de capacidad libre, al tiempo que podrían necesitarse más medidas de política para mantener a la recuperación en marcha", dijo, según el texto.

Las palabras de Bean se dieron a conocer en medio del aumento del pesimismo por el panorama global y de rumores de que más medidas de estímulo han vuelto a la agenda del Banco de Inglaterra y de otros bancos centrales.

Sin embargo, la mayoría de los analistas espera que el Banco de Inglaterra mantenga la política estable hasta avanzado el año próximo.

El resto del discurso de Bean se dedicó a examinar si había fallas fundamentales en los marcos de política existentes. Entregó evidencia de que apoyaba la idea de que los períodos de estabilidad económica podrían alentar la exuberancia en los mercados de crédito.

Pero argumentó que sería un error para los encargados de las políticas intentar inducir fluctuaciones en la economía para evitar que los participantes del mercado financiero se sientan demasiado confiados acerca del panorama.

Además, opinó que la política monetaria probablemente era un instrumento demasiado débil para moderar los auges crediticios o de activos sin perjudicar tanto a la actividad.

"En cambio, con un objetivo adicional de administrar el crecimiento del crédito y de los precios de activos con el fin de evitar inestabilidad financiera, lo que en realidad se busca es otro instrumento que actúe más directamente sobre la fuente del problema. De eso se trata toda la política macro prudencial", dijo.

Bean también se mostró escéptico sobre los beneficios de elevar las metas inflacionarias.