México DF. La actual apreciación del peso mexicano podría revertirse una vez que Estados Unidos inicie una política monetaria más restrictiva, pero el impacto en la economía del país latinoamericano no sería importante, dijo este domingo el secretario de Hacienda del país.

México ha visto su moneda apreciarse a niveles cercanos a los de octubre del 2008, en parte por la entrada de flujos internacionales en busca de mejores rendimientos que en Estados Unidos, que mantiene sus tasas de interés en niveles bajos para estimular su crecimiento económico.

El miércoles, el último día de mercado antes del asueto de Semana Santa, el peso alcanzó una cotización de 11.5960 por dólar.

"En cuanto Estados Unidos empiece a tener una política monetaria (...) un poco más apretada, que empiecen a subir sus tasas de interés, es de esperarse que muchos de los flujos que están llegando a México dejen de llegar, que el proceso de apreciación que está teniendo el peso en este momento se revierta un poco", dijo Cordero en una conferencia de prensa.

Pero agregó que "no es algo que consideremos (...) pueda afectar a la economía mexicana de manera importante, hemos tomado las condiciones necesarias para enfrentar una situación así".

México tiene una política de acumulación de reservas internacionales que las llevó a un récord de US$124.290 millones a mediados de abril. El país además dispone de una línea de crédito flexible de US$72.000 millones con el Fondo Monetario Internacional (FMI).