México tiene una batería de reformas suficiente para reindustrializarse a fin de alcanzar tasas de crecimiento sostenidas de cuatro por ciento en el corto plazo, pero para lograrlo debe vigilar su implementación, destacó Enrique Guillén, nuevo presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra).

El dirigente del organismo, que agrupa a 50 mil empresas que operan en todo el país, consideró que aunque existen retos económicos, políticos y sociales que demandan soluciones con efectos inmediatos, no debe descuidarse el avance de las reformas. “Los cambios estructurales son el gran motor que tenemos disponible para romper con la inercia de un bajo crecimiento que se ha prolongado por décadas. Llegó la hora de reindustrializar al país”.

En entrevista con Excélsior indicó que cabildeará con los tres órdenes de gobierno apoyo económico para que las empresas de micro, pequeño y mediano tamaño puedan comprar maquinaria avanzada, acceder a nuevas tecnologías además de recibir capacitación para certificarse de acuerdo a estándares internacionales con el objetivo de ser competitivas en todo el mundo.

“Tenemos que aprovechar que las reformas detonarán inversiones en todos los sectores económicos para crear una cadena integral de proveeduría nacional que sea competitiva… La inversión de recursos federales, estatales y municipales que realice para lograrlo será productiva porque se detonará el pago de impuestos, la generación de empleos además del consumo”.

En su opinión, el tipo de cambio es un elemento a favor de la reindustrialización nacional debido a que se exportará con mayores beneficios económicos, en tanto que se frenarán las importaciones al ser más caras.

“Las empresas dejarán de recurrir a las importaciones de insumos debido a su costo, pero debemos desarrollar proveedores capaces de satisfacer esa demanda con la misma calidad así como precio”.

Nacional. Otra de las metas que se ha puesto este nuevo dirigente industrial es la de hacer valer el contenido nacional en las compras que realiza el gobierno, el cual actualmente asciende a 25%. “Tenemos que buscar que en todas las instancias del gobierno federal, estatal o municipal se cumpla con este mínimo de contenido nacional a fin de beneficiar al sector productivo mexicano”.

Destacó que la meta del sector industrial es que el contenido nacional pueda elevarse a 35% hacia el final de la administración del presidente Enrique Peña Nieto con el objetivo de que más empresas mexicanas puedan beneficiarse de las compras que cada año realizan todas las instancias y dependencias gubernamentales.

“Las compras de gobierno son una palanca de desarrollo sobre todo cuando los pagos se cubren en tiempo y forma, un elemento que también demandaremos a las autoridades”.

El organismo planea construir una torre de 15 pisos, que será la Torre Canacintra. No le puso fecha a la obra.