El presidente de Honduras, dijo que la calificación que hizo la agencia Moody's el pasado martes, que sitúa a la nación centroamericana entre los de poca probabilidad de pago oportuno a su deuda, "es buena".

Lobo, en declaraciones a los medios nacionales, manifestó que "ellos (Moody's) dicen Honduras está con un B2, que es una buena calificación, pero miran el riesgo si no se arregla el problema de la deuda interna, entonces el reto nuestro es arreglar esa deuda, por eso estamos acudiendo al financiamiento internacional".

El mandatario hondureño agregó que el país busca aumentar las exportaciones, cuyo mayor potencial está en la agricultura, además de "mejorar y (hacer más eficiente) la administración pública, que el gasto del gobierno sea más eficiente" y "que los que no pagan paguen sus impuestos", dijo.

Entre las medidas que impulsa su gobierno, recalcó la suspensión de "exoneraciones a un montón" porque por ese concepto el Estado deja de recibir "miles de millones" de lempiras, con los que Honduras no tendría "ningún problema de deuda".

Según versiones locales de prensa, Moody's señaló el pasado martes que Honduras tiene "poca probabilidad de una consolidación fiscal significativa en 2013" debido a que este año habrá elecciones generales en el país centroamericano (el 30 de noviembre).

Además, agregó Moody's, Honduras sufrió un deterioro fiscal en 2012, en parte por la falta de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), con el que Tegucigalpa no pudo suscribir una nueva carta de intenciones, como la que firmó en octubre de 2010, por 18 meses, que finalizó en marzo del año pasado.

Sobre ese punto, el presidente hondureño dijo que no devaluará aceleradamente el lempira, como recomienda el FMI.

Por su parte, la presidenta del Banco Central de Honduras, María Elena Mondragón, ve poco probable un nuevo acuerdo con el FMI, por el poco tiempo que le resta de mandato al actual gobierno, que finaliza el 27 de enero de 2014.

"Yo quisiera tener el acuerdo con el Fondo, no tenemos acuerdo con el Fondo" desde 2010, "no encuentro ninguna razón suficiente para devaluar aceleradamente, como se quiere, como algunos sugieren", enfatizó Lobo. En su opinión, la devaluación seguirá siendo gradual, no mayor de cinco puntos al año.

Armando Urtecho, director ejecutivo del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), señaló que el organismo está reconociendo que "ha fracasado" el plan fiscal y económico del país.

Moody's ha revelado una verdad sobre la situación fiscal hondureña que no se podía seguir ocultando, y que sobre el tema la empresa privada ha venido insistiendo en la necesidad de que se reduzca el gasto público y que haya mayor inversión, agregó.

Lobo indicó que el problema que tiene que resolver su gobierno es el de la deuda interna, sobre la que no precisó montos, porque se viene arrastrando "desde 2007", cuando el gobierno lo presidía Manuel Zelaya, quien fue derrocado el 28 de junio de 2009.

La situación empeoró tras el golpe de Estado, por lo que su gobierno ha tenido que echar mano del "financiamiento interno", expresó Lobo, quien entre la crisis fiscal que atraviesa su país dice tener algunas razones para estar alegre.

"Ahora nos alegra mucho que el Banco Mundial, que el BID (Banco Interamericano de Desarrollo) nos están financiando, de hecho debo decirle que en estos organismos tenemos el primer lugar de ejecución a nivel de Centroamérica y el quinto lugar a nivel de Latinoamérica en ejecución", enfatizó.

También le satisface, según expresó, que el Banco de Desarrollo de Brasil aprobó el pasado martes un préstamo para una fase final de un importante proyecto carretero, aunque no precisó cifras.