Lisboa. Portugal alcanzó este martes un acuerdo con la Unión Europea y el FMI sobre un rescate de 78.000 millones de euros (US$115.500M) en tres años, el tercer miembro de la zona euro que lo recibe después de Grecia e Irlanda, dijo el primer ministro provisional José Sócrates.

El acuerdo requerirá un amplio apoyo de todos los partidos, ya que el colapso del gobierno de Sócrates el mes pasado -que aumentó el costo del endeudamiento y obligó a Lisboa a buscar un rescate- implica que el ganador de las elecciones generales anticipadas del 5 de junio tendrá que implementarlo.

El líder del partido opositor Social Demócrata, Pedro Passos Coelho, dijo que estaba listo para reunirse con los prestamistas. Cualquiera de los términos del rescate que necesiten aprobación parlamentaria tendrán que recibir el visto bueno después de la elección.

"El gobierno ha obtenido un buen acuerdo. Es un trato que defiende a Portugal", dijo Sócrates, quien se resistió por meses a pedir un rescate. Los términos serían menos onerosos que los fijados para Grecia e Irlanda, agregó.

Sócrates dijo que el plazo límite para cumplir los objetivos de reducción de déficit presupuestario serían extendidos, por lo que Lisboa deberá recortar su déficit a un 5,9% del PIB este año, comparado con la meta previa del gobierno de un 4,6%.

En el 2012, el déficit deberá ser reducido a un 4,5%, para que en el 2013 éste alcance un 3%.

En un recordatorio de los desafíos que Portugal enfrenta en la venta de su deuda, Lisboa realizará el miércoles una oferta de letras del Tesoro, buscando emitir hasta 1.000 millones de euros (US$1.400M) en letras con vencimiento a tres meses.

Se espera que el acuerdo sea aprobado en una reunión de ministros de Finanzas de la zona euro a mediados de mayo, a tiempo para que el fondo de rescate de la UE recaude dinero para Portugal para el 15 de junio, cuando el país necesita cumplir con un vencimiento de bonos por 4.900 millones de euros (US$7.258M).

Funcionarios de la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo han estado en Lisboa cerca de un mes para pulir el acuerdo con Portugal.