Lisboa. Portugal vendió 1.500 millones de euros en una subasta de letras del Tesoro a tres y seis meses este miércoles con una baja en sus rendimientos, aprobando exitosamente la prueba sobre su capacidad de recaudar fondos de corto plazo tras un alza en sus tasas de bonos de largo plazo.

Varios inversionistas temen que el endeudado país luso, enredado en una recesión mientras aplica severas medidas de austeridad para reducir su brecha presupuestaria, podría seguir a Grecia y pedir un nuevo rescate.

La rentabilidad promedio de las letras a tres meses cayó fuertemente a un 4,068% desde un 4,346% en la última subasta de hace dos semanas, mientras que las letras a seis meses rindieron un 4,463%, desde el 4,740% anterior, dijo la agencia de deuda IGCP.

La demanda superó al monto ofrecido en 2,8 veces en las letras a tres meses y en 2,6 veces en las de seis meses.

IGCP había fijado el monto indicativo de oferta para la subasta entre 1.250 millones y 1.500 millones de euros en total para ambos plazos.