Tokio. El yen recuperó parte del terreno perdido este viernes luego de que los rumores sobre una posible intervención de Japón en el mercado, la segunda en el mes, no pudieron ser confirmados.

El rumor había ayudado a las acciones japonesas a recortar sus pérdidas gracias al empuje de los papeles de exportadores, pero el índice referencial de la bolsa de Tokio terminó la sesión con pérdidas.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas subía un 0,22% tras los datos de empleo en Estados Unidos, sumando un alza del 1% en la semana y manteniéndose cerca del máximo en cinco meses que tocó a comienzos de semana.

Los pedidos iniciales de beneficios por desempleo en Estados Unidos se incrementaron la semana pasada en 12.000, llegandon a 465.000, dijo este jueves el Departamento de Trabajo, tras dos semanas consecutivas de declives.

Los mercados financieros habían pronosticado que se mantendrían en 450.000.

El índice Nikkei de la bolsa de Tokio cerró con una caída del 1% tras haber subido inicialmente por los rumores de la intervención sobre el yen. Los crecientes roces diplomáticos entre Japón y China también pesaron sobre el mercado.

"El Nikkei sólo fue ayudado temporalmente por el rumor de una intervención, especialmente porque es difícil decir si esa intervención tuvo lugar", dijo Koichi Ogawa, jefe de cartera en Daiwa SB Investments.

"Hay un montón de riesgos que han aparecido de repente, como la situación con China, y eso está dificultando la subida del Nikkei", agregó.

El dólar subió hasta un máximo a 85,40 yenes desde alrededor de 84,55 yenes en cuestión de minutos, y muchos operadores dijeron que parecía que el Banco de Japón -que actúa en representación del Ministerio de Finanzas-, había estado vendiendo yenes.

La moneda japonesa volvió a un nivel de 84,70 unidades por dólar ante la falta de confirmación de una intervención gubernamental.

Japón intervino el 15 de septiembre minutos después de que el dólar tocó un mínimo en 15 años a 82,87 yenes, vendiendo una cantidad estimada en 2 billones de yenes, su mayor intervención vendiendo yenes en un sólo día.

El precio del petróleo no sufría grandes variantes y subía 11 centavos, a 75,29 dólares por barril.