Ciudad de México, Excelsior.com.mx. El coordinador de los senadores del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Luis Miguel Barbosa, llamó a las autoridades a no dejar en la impunidad el escándalo de Oceanografía.

Asimismo, pidió no acceder a un posible acuerdo con el Partido Acción Nacional (PAN) para no castigar a sus militantes relacionados con este caso a cambio de que se aprueben las leyes secundarias en materia energética.

Mediante un comunicado de prensa, Luis Miguel Barbosa dijo que actualmente el gobierno federal tiene ante sí el gran reto de enfrentar el escándalo relacionado a la empresa Oceanografía, situación que revela, enfatizó el legislador, la urgente necesidad de combatir la corrupción en todas las áreas de la administración pública y el sector paraestatal.

Consideró que este caso “representa el mayor reto para el gobierno federal en materia de combate a la corrupción. Se trata de un amplio expediente que reúne todos los elementos de un escándalo de proporciones internacionales”.

El líder de los senadores perredistas opinó que en este asunto sólo la negligencia o la complicidad de servidores públicos titulares de áreas estratégicas de Petróleos Mexicanos pueden explicar el otorgamiento de contratos a esa empresa.

Las autoridades mexicanas deben actuar rápido y contundentemente en este caso. Sólo así podrá acreditarse la palabra empeñada por las autoridades federales de combatir la corrupción, añadió.

Asimismo, el senador Miguel Barbosa señaló que sería gravísimo que prevalezca la impunidad o que el gobierno federal y el PAN establecieran un acuerdo en el cual, a cambio de apoyo en las reformas que le interesan al gobierno, las autoridades no llegaran al fondo de la investigación del caso de la empresa Oceanografía.

Barbosa, cabe recordar, promueve desde la semana pasada la creación de una Comisión especial del Senado para el caso Oceanografía, pero el PAN y el PRI la rechazan.

A la espera. Luis Miguel Barbosa destacó que a 15 meses de que se inició el gobierno de Enrique Peña Nieto aún no hay respuestas contundentes para el combate a la corrupción y el gobierno federal se encuentra en deuda con la sociedad mexicana en esta importante materia.

“El nuevo modelo de combate a la corrupción está anulado, la Fiscalía Nacional Anticorrupción no acaba de nacer, la Secretaría de la Función Pública no acaba de morir y en el escenario nacional e internacional estallan escándalos”, aseguró el legislador perredista en el documento.

Desde el jueves, un grupo de senadores del PRD, encabezados por Armando Ríos Piter, hizo pública su propuesta para crear una comisión especial para dar seguimiento al caso de la naviera.

Recordaron que “las irregularidades en Pemex se han hecho notar desde el año 2003; la Auditoría Superior de la Federación ha estado reportando diferentes observaciones donde sobresalen temas como contrataciones, licitaciones públicas, acuerdos no públicos con el sindicato, opacidad y discrecionalidad en prestaciones y asignaciones a empresas privadas, entre otros temas de interés público”.

El combate a la corrupción en el interior de Petróleos Mexicanos, dicen los senadores en su punto de acuerdo, debe ser una prioridad frente al debate del futuro de la industria energética nacional, así como frente a los compromisos asumidos en la reforma constitucional en materia de combate a la corrupción, aprobada el pasado 13 de diciembre.