Londres. El oro subió este lunes a más de US$1.900 la onza por un aumento de las especulaciones de que Estados Unidos podría implementar una nueva ronda de alivio monetario tras los datos flojos del empleo del viernes.

Otro factor detrás del avance del oro fue el resurgimiento de las preocupaciones acerca de la crisis de la deuda de la zona euro.

Los mercados de acciones se hundieron, con descensos de los valores de los bancos europeos a un mínimo en 29 meses. El euro cayó casi 1% contra el dólar y el petróleo retrocedió en medio de ventas de activos de riesgo a cambio de refugios seguros como el oro y los títulos públicos alemanes.

El oro al contado ganó 0,9%, a US$1.900,1 la onza, a las 1840 GMT, luego de tocar más temprano un máximo diario de US$1.902,70.

El lingote es una de las materias primas de mejor desempeño en lo que va del 2011, con un alza de alrededor de 30% a la fecha.

Las acciones europeas descendieron ante los temores de recesión y la nueva evidencia de desacuerdos políticos que podrían perjudicar a los esfuerzos para resolver la crisis de deuda de la región. Los bonos alemanes marcaron nuevos máximos.

"Claramente el tema de la deuda vuelve al centro de la escena", dijo un analista de Societe Generale, David Wilson. "A eso se agregan los (débiles) datos de nóminas laborales de Estados Unidos. Hay varios otros motivos como para que el oro esté respaldado", agregó.

El lingote tuvo un mes volátil en agosto, tocando un máximo histórico de US$1.911,46 la onza y negociándose dentro de su mayor rango en términos absolutos desde enero de 1980, cuando había llegado a un techo histórico de US$835 la onza que, ajustado por la inflación, equivaldría a US$2.000 de este lunes.

Un factor que lo impulsa actualmente son las expectativas de que la incapacidad de la economía estadounidense para cobrar impulso propio obligará a la Reserva Federal a embarcarse en una tercera ronda de flexibilización cuantitativa.

La plata cayó 0,6% a US$42,84 la onza.

El platino subió 0,3% a US$1.883,7 la onza.

El paladio se hundió cerca de 3,5% a US$760,15 la onza.